Carabela, características y las más famosas

La conocida embarcación de la carabela es una nave que por mucho tiempo circunnavegó los océanos en la llamada época de los descubrimientos. Entérate en este post detalles de su historia, así como sus características y primeros diseños e incluso conocerás las más famosas carabelas que existieron.

Carabela

¿Qué es una carabela?

La carabela es el famoso barco de vela ligero que recorrió los mares y océanos del planeta durante los siglos de los siglos XV, XVI y XVII.

Originada en Europa, fue de gran uso por para navegantes españoles y portugueses cuando realizaban sus famosas y prolongadas expediciones exploratorias en busca de nuevos territorios para sus países.

Aparentemente, desarrollada por los portugueses para explorar la costa de África, la principal excelencia de la carabela residía en su capacidad para navegar a barlovento, que es la dirección de donde viene el viento. También era capaz de alcanzar una velocidad notable.

Según la definición de importantes diccionarios como el prestigioso Merriam Webster, una carabela es un “pequeño barco de los siglos XV y XVI con proa ancha, popa alta y estrecha, y normalmente tres mástiles con velas latinas o cuadras y latinas”, siendo éstas sus características más sobresalientes.

Luego, en años posteriores, el término carabela se comenzó a aplicar también a las pequeñas embarcaciones pesqueras que navegaban en la costa francesa, pero incluso se usó para referirse a un buque de guerra turco.

Te interesará conocer también otros barcos como los que se señalan en Tipos de Barcos.

Carabela

Las carabelas fueron el principal barco de la era de los descubrimientos, sobre todo en la exploración portuguesa del siglo XV en África. En esta época, el tamaño relativamente pequeño del barco y la tripulación no demasiado numerosa resultaron ventajosos.

De este modo, el costo de las primeras expediciones se mantenía algo bajo y los barcos podían navegar por las costas y los ríos africanos, donde tenía lugar la mayor parte del comercio, ya que los habitantes de África occidental no tenían realmente puertos orientados al océano.

Resulta difícil definir un tipo básico uniforme de carabelas del siglo XV. La mayor parte de la bibliografía la describe simplemente como un barco de vela latina de dos palos con cuaderna de popa, que tenía una cubierta continua, un calado relativamente bajo, un peso muerto de unas 60 toneladas y que requería una tripulación de hasta 20 hombres.

Para el siglo XVI su papel pasó a ser secundario, en virtud de que el comercio de larga distancia que se comenzó a desarrollar hacia la India y América puso de relieve la necesidad de disponer de más espacio de carga para las mercancías, los suministros y las grandes tripulaciones.

Te recomendamos la lectura de Top 10 de barcos hundidos para profundizar en este tema.

En tales circunstancias, la carabela era demasiado pequeña, por lo que fue sustituida cada vez más por grandes naves, que los ibéricos llamaron nao, mientras que la carabela se redujo a un barco utilizado para la escolta, la exploración y la transmisión de mensajes.

Historia de la carabela

Hasta el siglo XV, los europeos se limitaban a la navegación costera, para lo cual utilizaban la barcaza o el balinger o barinela, que eran embarcaciones antiguas de carga del mar Mediterráneo con una capacidad limitada entre 50 y 200 toneladas. apropiados para estas rutas marítimas.

Carabela

Estas embarcaciones eran frágiles, con un solo mástil con una vela cuadra fija que no podía superar las dificultades de navegación de la exploración oceánica hacia el sur, ya que los fuertes vientos, los bajíos y las fuertes corrientes oceánicas superaban fácilmente sus capacidades.

No se sabe realmente cuándo apareció la carabela como barco, especialmente en una forma reconocible. No obstante, existen algunos registros de barcos designados como alguna variación del mundo “carabela” dispersos en los archivos que se remontan al siglo XIV, pero realmente no tenemos idea de si esos indicaban el mismo tipo de barcos.

La situación se complica aún más por el hecho de que el término “carabela” indica el tipo de entablado que podía tener un barco, por lo que en algunos registros el término podría utilizarse para cualquier barco con esa disposición de entablado, en lugar de un tipo específico de barco.

Sin embargo, algunos historiadores han señalado que la carabela tiene su origen en los barcos de pesca portugueses construidos en el siglo XIII sobre la base del qarib islámico medieval, primer barco desarrollado en el Reino de Arabia Saudí.

La carabela como tal se habría creado hacia 1430, sobre la base de los barcos de pesca existentes, bajo el patrocinio de Enrique el Navegante de Portugal, y pronto se convirtió en la embarcación preferida de exploradores portugueses como Diogo Cão, Bartolomeu Días o Gaspar y Miguel Corte-Real, y de Cristóbal Colón.

Carabela
Navegante Diogo Cão

En esta época de Enrique el Navegante, el radio de los exploradores y comerciantes portugueses se amplió hasta tal punto que los tipos de barcos convencionales llegaron a sus límites.

En consecuencia, los constructores navales portugueses empezaron a construir buques oceánicos basándose en los tipos de buques existentes. El resultado fueron las carabelas, barcos de vela de dos a cuatro palos.

Las mejoras que se agregaron a las carabelas para superar a las embarcaciones existentes en ese entonces, incluyen un desplazamiento de 100 a 180 toneladas, un calado poco profundo, una popa alta y, por lo general, un aparejo de láminas.

Los veleros con tripulaciones de 20 a 60 hombres eran rápidos y se desenvolvían muy bien con el viento, pero muy pronto las carabelas se convirtieron en el barco estándar tanto de los viajes de descubrimiento portugueses como de los españoles.

Se diseñaron con el fin de:

  • Explorar la ruta marítima hacia el sur a lo largo de la costa occidental de África
  • Explorar las corrientes y las condiciones del viento en el Atlántico Sur
  • Navegar alrededor del Cabo de Buena Esperanza.
  • Completar con éxito la travesía del Atlántico.
Cabo de Buena Esperanza

En relación con los descubrimientos, la carabela empezó a aparecer con las exploraciones portuguesas por la costa de África desde esa década de 1430.

En la Crónica de la Conquista de Guinea de Azurara, hay una clara diferencia entre las primeras expediciones hasta la década de 1430, en las que los barcos se describen como “barcha” o “barinelas”, y desde 1440, en las que todos los barcos se describen como carabelas.

En ese siglo XV, el mercader veneciano Alvise Cadamosto, contratado por el príncipe portugués Enrique el Navegante, navegaba en una embarcación, proporcionada por Enrique, del tamaño de “90 botes venecianas”, con capacidad aproximadamente para 55 toneladas de carga.

Como referencia, esto le permitía llevar al menos siete caballos en su bodega junto a otras mercancías y unos 100 esclavos africanos de vuelta, además de su tripulación, provisiones y otra carga.

La exploración realizada con carabelas hizo posible el comercio de especias de portugueses y españoles. Sin embargo, para el comercio propiamente dicho, la carabela fue sustituida posteriormente por la carraca o por la nao, de mayor tamaño y más rentable para este tipo de transacciones.

La carabela fue uno de los barcos más importantes del desarrollo naval ibérico entre 1400 y 1600.

Carabela

Primeras construcciones

Se señala que las primeras construcciones de carabela con fines exploratorio datan de comienzos del siglo XV.

Los historiadores recogen el hecho, por ejemplo, de que el príncipe Enrique el Navegante de Portugal, movido por sus ideales expansionistas, eligió este tipo de embarcación para llevar a cabo las exigencias de su viaje a la costa occidental de África en la década de 1440.

Los exploradores anteriores habían estado utilizando barcas de unas 25 toneladas, que tenían un solo mástil. También experimentaron con barinelas más largas y grandes, pero ninguna de estas embarcaciones era adecuada para los viajes cada vez más largos.

Se recurrió así a la construcción de la carabela para desempeñar las funciones de un explorador. Aunque a principios del siglo XV la carabela tenía cualidades muy admirables, aún distaba mucho de ser ideal.

Las principales razones por las que fue elegida para la exploración de la costa africana fueron la velocidad y la capacidad de navegar a barlovento.

Sin embargo, la gran vela latina de la carabela requería una gran tripulación, lo que resultaba peligroso porque el diminuto explorador no podía transportar grandes cantidades de agua dulce para un grupo numeroso de marineros.

Carabela
Enrique el Navegante

Luego, a mediados del siglo XV, la construcción naval ibérica experimentó una nueva fase de diseño, que supuso una adaptación a las exigencias de los barcos de descubrimiento. Para dar una idea de la elevada preparación de los astilleros y de la navegación del siglo XV, Don João II de Portugal mandó construir una nao de 1000 toneladas, en una época en la que raramente superaban las 300 toneladas.

La quilla de esta inmensa embarcación tenía 31,50 m de eslora y 50 m de manga. Hay constancia de otros impresionantes barcos portugueses, como el São João de 1533, que era una vez y media el tamaño de los mayores barcos indios.

Tal ambición exigía también cambios en la carabela como barco de descubrimientos. En lugar de recurrir a los conocimientos técnicos de los arquitectos navales, estas exigencias fueron asumidas por hábiles artesanos, capaces de transformar la geometría de la nave para adaptarla a las exigencias de un explorador marítimo.

¿Para qué se utilizaba?

En un principio se empleaban para el comercio marítimo, pero más tarde debido al auge de los descubrimientos de nuevos territorios llevados a cabo tanto por los portugueses como los españoles, la carabela pasó a formar parte de las naves óptimas para llevar a cabo este tipo de travesías.

Gracias a su maniobrabilidad y poco peso, resultó ser una embarcación apta para emprender de manera satisfactoria viajes prolongados, pues acortaba considerablemente el tiempo total de navegación.

En específico, para las rutas comerciales, la carabela era de gran utilidad, en virtud de que era capaz de hacer frente a las condiciones de viento y corriente, que a menudo, se producían en el Atlántico y también era excelentemente adecuada para navegar por el interior de los ríos.

En esa época ya se utilizaban inventos técnicos imprescindibles, como la brújula, el astrolabio o el bastón o vara de Jacob, o las cartas náuticas, que eran muy precisas, los cuales vinieron a reforzar y llevar a cabo más efectivamente la misión de la carabela.

A medida que las distancias desde los puertos de origen se hacían más grandes, los portugueses necesitaban cada vez más barcos que pudieran cubrir largas distancias rápidamente y, si era necesario, sin detenerse.

De allí que la carabela resultara el barco adecuado, pues tenía, no sólo la capacidad de navegar a gran altura con el viento, sino también la capacidad de llevar suficientes provisiones y repuestos para un largo viaje.

Los navegantes y exploradores requerían barcos que, incluso sin las instalaciones técnicas de un astillero, permitieran revisar el casco y realizar otras reparaciones aun en lugares incómodos.

Además, para poder continuar con los descubrimientos portugueses, estos barcos debían ser capaces de asegurar la exploración de las condiciones, también adversas, de corriente y viento en el Atlántico, así como ofrecer la posibilidad de navegar por aguas costeras poco profundas y ríos.

Aprovechando la experiencia de los marineros portugueses en la navegación por el Atlántico, la carabela se convirtió cada vez más en una embarcación de este tipo a partir de los años cuarenta.

La carabela contribuyó así de forma significativa a la historia de la navegación y al descubrimiento del mundo.

Características de la carabela

El diseño de las carabelas sufrió cambios a lo largo de los años, pero una carabela típica de finales del siglo XV puede describirse como una embarcación de vela ancha de 50 o 60 toneladas de carga; algunas llegaban a las 160 toneladas.

Solía tener dos partes: un casco angosto y poco profundo y un velamen de tipo cuadra para un mejor aprovechamiento de los vientos.

Tenía una longitud en el rango de 18 y 25 metros y de 5 a 8 metros de ancho. Las carabelas de finales del siglo XVI eran incluso más grandes que eso, sobre todo siendo más anchas.

Carabela

El diseño típico tenía dos o tres mástiles de palos, con aparejo de vela latina; es decir, con velas triangulares. Estas carabelas se denominaron “caravela latina”. El timón estaba situado en medio del barco.

Más tarde, en el último cuarto del siglo XV, las carabelas fueron equipadas con artillería ligera.

Eran ágiles y más fáciles de navegar que la barca y la barinela y al ser más pequeña, tener una quilla poco profunda y un calado relativamente bajo, la carabela podía navegar río arriba en aguas costeras poco profundas.

Era muy capaz de navegar con viento fuerte, pero un mal navegante con vientos de popa.

Gracias a las velas latinas sujetas, era muy maniobrable y podía pasar mucho más cerca de la costa, mientras que con las velas cuadras de tipo atlántico sujetas, era muy rápida.

Su economía, velocidad, agilidad y potencia la convirtieron en el mejor velero de su época. La limitada capacidad de carga y de tripulación eran sus principales inconvenientes, pero no impidieron su éxito.

En las versiones posteriores, que aparecieron a finales del siglo XV y con el aumento de los viajes oceánicos, se añadió un cuarto mástil con vela cuadra para correr delante del viento. Dichas carabelas se denominaron “caravela redonda”.

La Carabela de Armada de mediados y finales del siglo XVI llevaba una vela cuadra en el trinquete y velas latinas en los palos mayor y de mesana, incluso podía haber dos palos de mesana.

Las carabelas solían construirse con una torre doble en la popa, llamada el castillo de popa y una sola torre en la proa o castillo de proa.

Como tipo, las carabelas eran más pequeñas y ligeras que los galeones españoles del siglo XVI.

La carabela se construyó primero con un entramado de carriles, con una cubierta, a veces varias, una popa empinada con un timón de popa y algún tipo de castillo de popa.

Una característica distintiva de la carabela era su longitud relativamente, para la época, grande para su anchura, la llamada relación quilla-viga.

La relación comenzó siendo de 4:1 o incluso de 5:1 en las primeras carabelas, pero con el paso del tiempo, a medida que la carabela aumentaba de tamaño y los viajes oceánicos ponían a prueba el barco, se amplió hasta alcanzar una relación de 3,5:1, luego de 3:1 y a veces incluso de 2,5:1.

Tripulación

La regla general para calcular el tamaño de la tripulación es tomar 0,5 hombres por cada tonelada de carga. De este modo, se obtienen unos 20-30 hombres por carabela para la típica carabela de 50 toneladas. O hasta 50 hombres para las carabelas de 100 toneladas que operan en el Océano Índico.

En el siglo XV, hacia 1450, la tripulación de las carabelas portuguesas solía estar formada por:

  • el capitán
  • piloto/navegante, que sería el que realmente pilotaba y dirigía el propio barco
  • Escribano, que parece ser colocado por Enrique el Navegante en cada barco que viaja a Guinea como parte de su control de dichos viajes.
  • Unos pocos hombres de armas, dependiendo de la misión posiblemente más.
  • Marineros, de los cuales no se tienen información exacta de sus tareas.
  • Un esclavo intérprete, que sería alquilado a su dueño y que, presumiblemente, le enseñaría portugués por el precio de un nuevo esclavo de la expedición.

Provisiones, alimentos y agua

Los marineros se alimentaban de bollos (galletas), frutos secos, carne y pescado salados. Bebían agua y vino que se almacenaba en barriles en la bodega, y el capitán del barco era responsable de la distribución y seguridad de las provisiones.

Además de la comida común, cada marinero tenía un cofre asignado (o parte del espacio de un cofre compartido) en el que podía meter lo que quisiera.

Bodega

Era habitual utilizar al menos una parte de este espacio para añadir alimentos y bebidas adicionales, personales. La otra parte de este espacio solía utilizarse para las cosas que se traían para comerciar y ganar dinero.

Armas y armamento

En registros encontrados de 1455 se mencionan varios cañones o “bombardas” a bordo. No se especifica el número exacto ni el tipo. También se señalan ballestas, lanzas, espadas y bates como armas de defensa personal. Mucho más tarde aparecieron arcabuces o cañones de mano en los barcos con destino a las Indias.

Casco

La carabela contaba con un casco de estructura hermética, constituido por tablones de madera, que se apoyaban en cuadernas transversales, a menudo denominadas costillas y mamparos, que a su vez están unidos por largueros o techos longitudinal.

La fortaleza de este casco garantizaba el debido soporte a todas las estructuras que se iban ensamblando en lo que serían las áreas de depósitos, así como los distintos componentes de la cubierta, como los aparejos y la arboladura y casetas.

La línea que une el casco con la superficie del agua se llama línea de flotación. Esta importante armazón, mayormente sumergida, le permitía la apropiada flotabilidad y la maniobrabilidad del barco.

Carabelas más famosas

Sin duda alguna, entre las carabelas más famosas que se conoce en la historia náutica se destacan las que utilizó el navegante genovés Cristóbal Colón en la misión que llevó a cabo, bajo el patrocinio de los Reyes Católicos de España, de descubrir una nueva ruta a las indias.

Quedó así registrado en la historia el mismo momento en que zarpó el 3 de agosto de 1492 desde Puerto de Palos de Moguer, en la región de Andalucía, con sus tres naves, la Santa María, la Pinta y la Niña, rumbo a la isla Gran Canaria.

A bordo de éstas naves embarcaron 90 marineros capitaneados por Colón, con el apoyo de Cristóbal Quintero, los hermanos Pinzón y Pedro de Velasco.

Dos de estos tres barcos en los que Cristóbal Colón realizó su histórico viaje eran carabelas, la Niña y la Pinta, mientras que la Santa María era una nao, aun cuando siempre se le ha referido como carabela.

La Niña

La Niña fue una de las dos carabelas de la flota de tres naves con la que Cristóbal Colón navegó hacia el oeste en 1492 y con la que descubrió el continente americano para los europeos.

La Niña era una carabela de velas latinas que originalmente pertenecía a los hermanos Niño de Moguer, de ahí el nombre por el que era conocida, aunque en realidad se llamaba Santa Clara, en honor al monasterio de Santa Clara de la citada localidad.

Esta embarcación, fabricada en el pueblo de Moguer, fue elegida por los hermanos Pinzón porque era muy maniobrable y fue pagada por el ayuntamiento de Palos.

Era una carabela con una capacidad de 50 toneladas, una eslora de 20 metros y fue la que usó Colón para regresar a Palos, donde arribó el 15 de marzo de 1493.

Las velas de La Niña carecían de cabos, por lo que no contaban con un sistema de los mismos que permitiera reducir la superficie en caso de viento fuerte.

Los anclajes que sostenían los palos se agarraban a los costados de la embarcación. La carabela no tenía cubierta de proa y el ancla era bastante pequeña.

Los capitanes encargados de maniobrar esta nave fue Vicente Yañez Pinzón y Juan Niño, quien era el dueño. Llegaron a América con 26 hombres a bordo.

La Pinta

Fue una carabela que también se fabricó en los astilleros de Palos y fue escogida por Martín Alonso Pinzón para la expedición a las indias, que comandaría el almirante Cristóbal Colón.

Esta nave pesaba 60 toneladas y contó con una tripulación a bordo de 24 hombres. Era la más rápida de las tres y desde ella fue que Rodrigo de Triana avistó tierra el 12 de octubre de 1492.

Fue la primera embarcación de llevar la nueva del descubrimiento de América, o como creían ellos, la trayectoria de una ruta nueva hacia las Indias.

Llegó de regreso al puerto de Baiona en Pontevedra el 1 de marzo de 1493 capitaneada por Martín Alonso Pinzón, trayendo los nuevos productos encontrados.

Fue usada también para traer las buenas noticias del descubrimiento de América o de como era la nueva ruta hacia las Indias, según lo que se creía en ese momento.

La Santa María

Era la más grande de las tres embarcaciones y, como se señaló antes, se trataba más bien de una nao.

Medía unos 36 metros de eslora, contaba con tres mástiles y tenía una gran capacidad de carga, que podía llegar a las 200 toneladas, lo que implicaba que fuera la más lenta de las tres naves.

En ella viajaron 39 hombres, siendo Cristóbal Colón su almirante.

Fue fabricada en unos astilleros de la ciudad de Galicia, razón por por la cual en un principio se llamó La Gallega. Era propiedad de Juan de la Cosa, marino, que se desempeñaba como cartógrafo al servicio de los Reyes Católicos.

Algo que conviene recordar es que ninguno de los barcos en los que llegó Colón a La Española eran nuevos y específicamente la Santa María terminaría encallando el 25 de diciembre de 1942 en las costas de Haití.

Debido a ello fue abandonada y con sus maderos se construyó el Fuerte Navidad, primer asentamiento español en América.

(Visited 503 times, 3 visits today)