Isla Nueva Caledonia, playas de arena blanca y mucha tranquilidad

Conoce la Isla Nueva Caledonia, sitio espectacular para la aventura o para el relax, pleno de exuberantes bellezas naturales que invitan a su disfrute. En este artículo te presentamos sus maravillas naturales, de esparcimiento y confort para que te animes a visitarla.

Isla Nueva Caledonia

¿Dónde se ubica la Isla Nueva Caledonia?

La Isla de Nueva Caledonia, en ocasiones también referida como Kanaky por los nativos, es un archipiélago localizado en el continente de Oceanía, específicamente en el área de Melanesia, entre el Mar del Coral y el Océano Pacífico Sur.

Se ubica a unos 1500 km al este de Australia, 2000 km al norte de Nueva Zelanda, con Vanuatu a 539 km al norte-noreste y Fiyi al suroeste. En Mejores Lugares Para Bucear se presentan territorios con similares condiciones que las de Nueva Caledonia.

Tiene una extensión territorial de unos 18 575 km² y su capital es Numea, que se encuentra en Grande Terre, la isla más grande en la que residen dos tercios de la población total de la isla.

Esta región está compuesta por Grande Terre, que es la isla principal, y otras islas menores, pero de mucha importancia, que la circundan. Se recomienda leer Islas Autosuficientes para conocer de otros lugares parecidos.

Isla Nueva Caledonia

Se le define como colectividad de ultramar francesa, que es una región que corresponde a los antiguos territorios que poseía Francia en ultramar y que, de acuerdo con la reforma constitucional de 2003, pasaron a ser una división administrativa de este país, según su Constitución, por la cual se rigen.

La Isla Nueva Caledonia ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por seis sitios de sus extraordinarios y exquisitos paisajes de lagunas, barrera de coral y manglar que se han ganado tal reconocimiento. Entre ellos están:

  • La Gran Laguna Sur y la zona costera oeste en el Sur
  • La zona costera norte y este y la Gran Laguna Norte
  • Los Atolones de Ouvea y de Beautemps-Beaupré en las islas Lealtad
  • Los Atolones de Entrecasteaux en alta mar.

Isla Nueva Caledonia

Numea

Es la ciudad capital con un aire francés, centro de mucha actividad comercial y numerosas opciones para conocer lo típico de la región. Es el sitio de llegada de la mayoría de los visitantes de la Isla Nueva Caledonia, en donde se puede encontrar preciosa artesanía, exquisita degustación y un buen ambiente de citadino.

Allí se hallan muchos museos como el Museo de Nueva Caledonia que cuenta la historia de la ciudad y del país, así como los usos y costumbres de la cultura kanak, que es como se denomina la cultura antigua de la isla, y sus tradiciones polinesias. En el centro de la ciudad está la Plaza de los Cocoteros, que bien merece un paseo vespertino.

Isla Nueva Caledonia

Para el esparcimiento nada mejor que las playas en Numea. Se puede ir hasta la Bahía de los Limones, en la que además del disfrute de sus aguas, se ofrece la opción de tomar deliciosos cócteles contemplando la puesta de sol.

Se debe visitar la Ensenada Vata, donde se pueden practicar muchas actividades náuticas como windsurf, kayak, kitesurf o, simplemente, el esnórquel.

Durante el día se tiene la opción de visitar los islotes de los Patos con su recorrido submarino, llegar al faro Amédée para conocer sus serpientes rayadas, peces multicolores, tortugas y, en ocasiones, sus tiburones. En la noche es placentero participar de las fiestas en los muchos bares o discotecas del lugar.

Isla Nueva Caledonia
Vista nocturna de Numea

Hacia el norte de la ciudad, se halla el Centro Cultural Tjibaou, que es una reliquia arquitectónica, con información de tiempos remotos de la ciudad. También está el parque forestal, de abundante verdor y exóticas especies naturales.

Es igualmente placentero subir a lo alto del cerro Ouen Toro para apreciar las fantásticas vistas de la ciudad, sus costas y el océano, o ir a los corredores del paseo Pierre Vernier.

Historia de la Isla Nueva Caledonia

Los territorios del Océano Pacífico occidental fueron poblados por las civilizaciones de hace 5.000 que provenían del litoral que es hoy China meridional. Colonizaron la isla de Taiwán y el archipiélago de las Filipinas. De allí pasaron en el 3000 a. C. a Nueva Guinea y desde allí hasta las Islas Salomón, Nueva Caledonia y otras zonas de la Melanesia como Vanuatu.

Es en el siglo XI cuando se comenzaron a entremezclar con los pueblos polinesios, creándose una población local autóctona.

En el siglo XVIII empezaron a llegar los europeos, entre ellos el explorador inglés James Cook, quien en 1774 llegó a Grande Terre, bautizándola Nueva Caledonia, en honor a su parecido con las Tierras Altas de Escocia, que en época del imperio romano habían sido denominadas Caledonia.

Con el transcurrir del tiempo arribaron navegantes británicos y estadounidenses, que se interesaron en dominar la región, lo que generó conflictos entre ambos.

Los europeos traían mercancías como alcohol, tabaco, entre otras cosas para comercializar, pero además trajeron enfermedades, como la lepra, gripe, sífilis, contagiando a muchos nativos, que murieron a causa de estas enfermedades. Las tensiones entre todos los grupos que se fueron asentando se hacían cada vez más intensas, ocasionando conflictos también por comida.

Más tarde, a mediados del siglo XIX, la población indígena, no solo de Nueva Caledonia, sino también de Papúa Nueva Guinea, Vanuatu y las Islas Salomón, comenzaron a ser sometidos a la trata de esclavos, conocida como blackbirding, siendo obligados a abandonar su tierra y llevados a trabajar en las plantaciones de azúcar en Fiyi y Queensland, Australia. Esta trata de esclavos perduró hasta principios del siglo XX.

Más tarde con el inicio la llegada de la evangelización de misioneros católicos y protestantes durante el siglo XIX, se suscitaron muchos cambios el proceder y cultura indígena.

Les enseñaron que debían usar ropas, modales en la mesa y en reuniones e incluso a jugar críquet y tomar té, pero también se alteraron muchas de sus costumbres y tradiciones.

Isla Nueva Caledonia

A mediados del siglo XIX Francia colonizó a todas estas islas y en 1853 Nueva Caledonia pasó a ser formalmente posesión francesa y durante cuatro décadas funcionó como colonia penal a partir de 1864.

Fue en 1986 que Nueva Caledonia fue reconocida como territorio no autónomo de las Naciones Unidas.

Previamente, en 1985, se habían originado manifestaciones independentistas lideradas por el  Frente Socialista de Liberación Nacional Canaco (FLNKS), estando a la vanguardia de dicho movimiento Jean Marie Tjibaou, quien posteriormente sería asesinado en 1989 como una de las secuelas de estas acciones.

Se reclamaba la creación del Estado Independiente de Kanaky, sin embargo, el conflicto finalizó cruentamente en 1988 luego de la conocida Masacre de Ouvéa, la cual fue un brutal y dramático capítulo en la lucha por la independencia en Nueva Caledonia.

Isla Nueva Caledonia

Tal evento aconteció dos días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de 1988, en el que miembros del FLNKS atacaron el puesto de guardias en Fayaoué, en el arrecife de Ouvéa, dando muerte a cuatro guardias y tomando a otros 27 como rehenes.

Esto hizo que se otorgara en 1988 mayor autonomía a la región mediante la firma de los Acuerdos de Matignon y en 1998 el de Numea.

Más recientemente, el 4 de noviembre de 2018, se llevó a cabo un referéndum, en el cual se pedía a la población que votara si quería que su país fuera independiente o no.  En dicha consulta, ganó la opción del “no a la independencia”, aun cuando todavía hoy se hacen gestiones para realizar un nuevo referéndum en los años por venir.

Isla Nueva Caledonia

Islas que conforman a Isla Nueva Caledonia

La diversas islas que conforman esta colectividad de ultramar gozan de gran prestigio entre los turistas que las visitan y regresan a ellas satisfechos por las placeres disfrutados. Entre las islas más imponentes y visitadas están:

Grande Terre

Es la más grande de las islas de Nueva Caledonia, en la que se encuentra Numea.  Los nativos se refieren a ella como Le Caillou, que significa la Roca. ​

Es la única isla de Nueva Caledonia que posee una cadena montañosa en toda su longitud en la que se distinguen cinco picos de más de 1.500 metros de altura. El punto más alto de ellos es el Mont Panié a 1.628 metros de elevación.

Isla Nueva Caledonia
Grande Terre

Es el sitio ideal para pasear durante el día y conocer a la gente kanak.  Por lo general, el visitante es recibido por esa especie de tribu que le ayudan a familiarizarse con las costumbres locales.

Es una isla curiosa y heterogénea por la mezcla de culturas que allí se conviven entre indonesios, malayos, polinesios y franceses, lo cual también se refleja en una arquitectura donde cabe todo tipo de edificios, entre modernas edificaciones con vista al mar y casas y hospedajes coloniales como, por ejemplo, las del Valle de los Colones o la misma catedral neogótica de San José, que ostenta dos grandes torres cuadradas.

Hay mucho colorido en la isla, gracias a los puestos de venta de sus mercados con exóticas frutas tropicales en cada locación. Así también resaltan los locales con venta de artesanía en madera y coral negro, al igual que el conocido niaouli, componente esencial con el que se fabrican aceites esenciales con usos homeopáticos.

Se incluyen, por supuesto, los sitios de las delicias gastronómicas locales y degustar los dulces y confituras hechos con frutas tropicales que invitan al comensal desde sus coloridas vitrinas.

Isla Nueva Caledonia

Lo heterogéneo de su gente se refleja también en la diversidad de paisajes. Se aprecia, por ejemplo, las llanuras de la costa oeste, en los que podemos encontrar algo parecido a los vaqueros americanos, que allí se llaman los broussards. Ellos viven en granjas y ranchos y visten con grandes sombreros y botas.

Luego, hacia el este, se encuentra la costa exuberante en verdor y, más adelante, emergen paisajes rocosos, en la localidad de Bourail, la segunda más grande de la isla, donde hay una roca de extraña formación llamada la Roche Percée, que, según la leyenda, es un rostro tallado por la naturaleza.

Es posible conocer más de la vegetación autóctona en el Parque Provincial Río Azul, vivo ejemplo de toda la diversidad de plantas.

Isla Nueva Caledonia

Se ofrece la posibilidad de recorrer sus senderos en bicicleta o, para los más osados, a lomo de caballo. También se puede practicar el senderismo por sus atractivos y emocionantes caminos.

Se ofrece también al turista hacer paseos en piragua o en catamarán por las transparentes aguas circundantes.

Las noches en las localidades de Grande Terre son de mucha vida social con diversos lugares para disfrutar de exquisitos cócteles o degustar una cena con langosta a la brasa en los restaurantes del área de Kuto, que es la parte de la isla más turística.

Hospedaje

 La Isla Nueva Caledonia es preferida por muchos turistas por la comodidad que se le ofrece en hospedaje y hoteles reconfortantes y de excelente ubicación. Se encuentran instalados allí gran cantidad de hoteles y de resorts de lujo en distintos complejos turísticos.

Mayormente se concentran en la capital, sobre todo en las playas de la Ensenada Vata y Bahía de los Limones.

Isla Nueva Caledonia

Un ejemplo de ellos es el Royal Tera Beach & Spa en Numea, restaurado recientemente, de incomparable ubicación en la misma playa y próximo a la zona de restaurantes.

Islas de la Lealtad

Comprende un archipiélago de cuatro islas principales con una superficie total de 1.981 km², situadas a 100 km al este de Nueva Caledonia, de la cual dependen administrativamente y que conforman tres provincias, llamadas simplemente Provincia Islas de la Lealtad para diferenciarla de Grande Terre.

Las islas principales son: Lifou, la más grande, Maré, con una espectacular laguna, Ouvéa, la más hermosa con preciosas playas y bosques de pinos, y Tiga, con increíbles bahías.

Isla Nueva Caledonia

Además poseen numerosos islotes y arrecifes como el Beautemps Beaupre. Estas islas ofrecen playas alejadas del mundanal ruido, que acogen con su quietud al visitante que busca relax.

Poseen los más hermosos atolones del Pacífico, con un encanto natural, pues han permanecido apartadas de los efectos de la globalización.

Ideales para los amantes de la observancia de la fauna marina y las exóticas especies vegetales, así como de los llamados castillos de coral de sus costas.

Además, se practican el esnórquel, que permite conocer en detalle su reserva de especies marinas en una piscina natural y un acuario maravilloso.

Isla Nueva Caledonia

Se estiman que en este arrecife de coral virgen subsisten unas 2.000 variedades de peces. Por lo que ya es costumbre en ese lugar que cada visitante haga una donación para tratar de mantener en condiciones idóneas a esta maravilla natural.

La población en estas islas está compuesta de grupos étnicos de la Polinesia y Melanesia.

Isla de Los Pinos

Esta isla también referida como “la isla más cercana al paraíso” es el recinto más famoso y buscado para los que desean tranquilidad y disfrutar del paisaje de hermosas bahías y lagunas. Para llegar a la isla se dispone de servicio de barco o avión desde Numea.

Se ofrece al turista muchos hospedajes discretos apropiados que rodean la laguna de la isla con sus apacibles y cristalinas aguas.

En un momento de su historia, esta serena isla fue durante mucho tiempo una colonia penal, de lo cual aún pueden encontrarse vestigios en el lugar, además de las historias de los descendientes de los prisioneros que se quedaron allí.

Es una isla pequeña, pero espectacular en cuanto a hermosura de paisajes, entre los que se cuentan lagunas de azuladas aguas, arenas blancas y mucha variedad de vida submarina, por lo que es el sitio ideal para el buceo.

Isla Nueva Caledonia

Se encuentran en esta isla infinidad de grutas y cuevas interesantes de explorar, como la Cueva del Paraíso, con varias zonas naturales donde se puede nadar; las Cuervas de Oumagne, que posee un fascinante arroyo y la Cueva Ouatchia, con múltiples estalagmitas. Hay también cuevas submarinas que se pueden explorar con un guía.

Sin embargo, para los que deseen más acción, en la isla es posible realizar muchas aventuras, como esnórquel, recorrer la isla en bicicleta, paseos en canoa o en barcos con fondo de cristal para observar el fondo marino, o realizar reconfortantes y pausadas caminatas.

Isla Nueva Caledonia

Se brinda asimismo una mayor oferta de los mejores hoteles de Nueva Caledonia, así como los más espectaculares sitios para visitar. Entre ellos:

  • Kuto Bay y Bay Rodillos por sus preciosas playas coralinas.
  • Kanumera Bay, en la que se puede apreciar la gran roca de coral rodeada de agua turquesa. Se trata de una roca sagrada, a la que no está permitido subir.
  • Piscina natural de Oro del Norte Upi
  • Bahía de San José
  • Pic Nga, apropiada para hacer senderismo.
  • Baie Gadji
  • Atolón Nokanhui, que está habitada por gran cantidad de tortugas y delfines.
  • Hortense Cave. Es famosa por ser el hogar temporal de la reina Hortensia.
  • UPI Bay, en donde se pueden observar muchas rocas.
  • Río de la arena. Se trata de una franja de arena por la que se puede hacer largas caminatas.
  • Nuestra Señora de la Asunción Iglesia Vao, construida en 1860 por los indígenas de la isla.
  • La bahía de Saint-Maurice, en la que se exhibe una bella estatua de San Mauricio.

Isla Nueva Caledonia

Islas Belep

Situadas al norte a 45 kilómetros de Grande Terre, a la que están unidas por varios vuelos semanales que llegan a Koumac, la ciudad de mayor movimiento.

Este archipiélago comprende dos islas principales: Belep Island Art, a la que se le llama también AAR, y Art Pott, también llamada Phwoc, además de los Islotes rocosos Daos del Sur.

Es una comuna que pertenece a la Provincia del Norte, en la que habitan unas 900 personas, con un gran sentido de la hospitalidad para todo el que tenga a bien visitarlos.

Por estar muy alejadas de la isla principal, no hay mucha afluencia de público, pero el turista que se aventura a llegar descubrirá la autenticidad de los tesoros naturales que allí se encuentran con una fauna y una flora submarina extraordinaria y bien preservada, lo que le resultará una fabulosa experiencia.

Isla Nueva Caledonia

Es un territorio, si se quiere virgen, que ofrece a los turistas vistas hermosas de sus aguas transparentes color turquesa, con playas de blanca y fina arena.

El turista puede disfrutar de observar en el esnórquel o buceo unos fondos marinos con una fauna asombrosa y una exuberante vegetación tropical, así como de unos atardeceres y amaneceres fascinantes en paseos en canoa o desde sus acogedores hospedajes.

Se destaca su actividad pesquera, que marca el ritmo de la vida de sus pobladores.

Se accede al archipiélago por avión, ferry o barco en traslados dos veces a la semana, aun cuando se puede llegar alquilando un velero con o sin capitán o en bote.

Isla Nueva Caledonia

Islas Chesterfield

Estas islas se sitúan en el Mar de Coral a unos 550 kilómetros al noroeste de Grande Terre y se componen de once islotes deshabitados y muchos arrecifes de afloramiento.

Poseen gran cantidad de árboles de diversa índole, así como cayos coralinos. Entre las islas principales que la conforman están: Long, Bampton, Reynard, Loop, las islas de Avon y Tres Islas de Mouillage

Las islas comprenden una serie de arrecifes alargados que rodean a una laguna profunda. Se trata de los arrecifes de Chesterfield, en el oeste y el noroeste, y los arrecifes de Bampton del este y del norte.

Entre ellos se formaron numerosos cayos de composición coralina que pueden ser visitados para apreciar la riqueza y colorido de su composición, así como la multiplicidad de aves que habitan esos parajes.

Isla Nueva Caledonia

Se practica allí esnórquel y buceo en sus traslucidas aguas que permiten observar con suma nitidez la belleza de peces y plantas del fondo marino.

Se advierte al turista que en su visita a estas islas llevar todo el equipo necesario para pasar el día, tal como agua, comida, toldos, protectores, etc.

Isla de Walpole

Es una pequeña y deshabitada isla de coral meridional de origen volcánico situada a unos 200 metros al este de Grande Terre. Estuvo sumergida por mucho tiempo y se levantó varias veces, hasta quedar en superficie por una nivelación de coral.

De todo ese movimiento surgieron paisajes únicos de acantilados espectaculares dignos de ver y agujeros que ocasionó la erosión, que invitan a plasmarlos en fotos o vídeos.

Isla Nueva Caledonia

Posee una formación elevada de piedra caliza y playas de arena blanca que conservan la magia del lugar, ocupado por multitud de aves marinas que dan vida la isla.

Se llega a la isla por barco o avión desde Numea con solo dos salidas a la semana. Se aconseja al que la visita llevar todo lo básico para pasar la estadía en la isla, ya que, como se ha dicho es un lugar deshabitado.

Al llegar allí, es reconfortante retozar en sus blancas arenas o hacer esnórquel y bucear en sus tranquilas aguas.

Como dato curioso, la isla se hizo famosa por el hallazgo de restos arqueológicos que revelaron episodios de la ocupación prehistórica que allí sucedió, los cuales se encuentran actualmente en el Museo Australiano en Sydney.

Isla Nueva Caledonia

Islas Matthew y Hunter

Son dos islotes volcánicos deshabitados que abarcan un área de 1,3 km² ubicadas a 350 km al este de Grande Terre.

Tanto el islote Matthew como Hunter son dos grandes promontorios de terreno que se levantaron del fondo del océano y que ofrecen al visitante que navega a su alrededor un paisaje rocoso y desértico de un lugar virgen sin explorar, que resulta interesante para los amantes de la fotografía.

También se pueden observar en sus terrenos algunos de los volcanes más impresionantes que hacen esporádicas erupciones, de las cuales la última, ocurrida a finales de 1950, alcanzó una altura de 300 metros.

Aun cuando son territorios reclamados por Vanuatu, estos islotes aún forman parte de Nueva Caledonia y como tal son promocionados en los programas turísticos.

Isla Nueva Caledonia

Actividades que se pueden realizar en la Isla Nueva Caledonia

Nueva Caledonia se ha convertido en destino idóneo para vacacionar para mucha gente por la infinidad de actividades de esparcimiento y de conocimiento que su territorio ofrece.

Se le considera como un regalo de la naturaleza por la diversidad de paisajes y fabulosas playas arenosas en costas de aguas cálidas.

Submarinismo

El submarinismo es una de las principales atracciones que ofrece la Isla Nueva Caledonia por la gran cantidad y diversidad de costas que posee idóneas para la práctica de este deporte.

Para esta exploración se cuenta con la orientación de guías expertos, que conocen dicha estructura con sus relieves y cuevas más interesantes y dignos de ver.

Sus traslúcidas aguas permiten descubrir la riqueza que se esconden en sus fondos marinos, tanto de especies vegetales y animales espectaculares, como de sus riquísimos y coloridos arrecifes de coral.

En Nueva Caledonia se encuentra la mayor barrera continua de coral con unos 1.600 kilómetros.

Isla Nueva Caledonia
Barrera de coral

Buceo

Se puede hacer de la manera más simple con esnórquel o buceo de fondo, que permiten apreciar y satisfacer las expectativas del más aventurado visitante.

Isla Nueva Caledonia

Kayak

Permite recorrer, contando con el apoyo de un guía local, la zona para apreciar las bellezas naturales de manera pausada y llegar hasta otras islas vírgenes.

Paddle Surf

Es un deporte excitante para grandes y chicos, con el cual se pueden visitar sitios naturales protegidos, la zona acuática de manglares y preciosas playas.

Pesca en Caledonia

En Nueva Caledonia se puede hacer la pesca deportiva con la cual se pasa un día agradable y divertido y conocer acerca de la captura de peces.

Senderismo

La Isla Nueva Caledonia ofrece a los turistas múltiples espacios para recorrer sitios naturales disponibles para la aventura a pie realmente fascinantes.

Durante este recorrido, las personas conocen de manera directa, no solo lo referente a la vegetación, sino también acerca de las tribus de los lugares y de su cultura. Permite además compartir con gente nativa maravillosa que espera a los visitantes para ofrecerles su hospitalidad.

Crucero de un día

Este crucero lleva a los visitantes en un paseo en ferry por un día haciendo paradas en cualquiera de sus islas para que disfruten momentos en las encantadoras playas de arena blanca y aguas turquesa o practicar buceo, esnórquel, pasear por los manglares o relajarse en paradisíacas playas.

Disfrute de la cocina local

Degustar la combinación de la tradición culinaria de Nueva Caledonia con la influencia de la cocina francesa y la proveniente de las culturas asiáticas, australianas y del Pacífico.

Es una delicia para el paladar de cualquier visitante.

Parque Provincial Río Azul de la Isla Nueva Caledonia

Este es un lugar mágico y hermoso, situado en el sur de la isla. Es el lugar idóneo para hacer senderismo y observar la naturaleza.

Además de apreciar la belleza de las aves, las plantas y los pequeños mamíferos terrestres, se obtiene información sobre ellos.

Se sugiere al visitante traer sus binoculares para una mejor apreciación de las miles de especies endémicas de aves que habitan en este parque.

Asimismo, se ofrece la posibilidad al turista de acampar en el parque, para lo cual se debe traer todo el equipo necesario para ello.

Corazón de Voh de la Isla Nueva Caledonia

Los manglares constituyen un paisaje muy cuidado en Nueva Caledonia, ya que protegen sus costas y el abundante y exótico ecosistema que allí reside.

El paseo de conocimiento por estos manglares es una de las actividades más populares de la isla.

En ese recorrido se resalta la visita a la conocida formación del Corazón de Voh, el cual es el conocido claro con forma de corazón que hay al norte de la península.

Este corazón se hizo famoso pues sirvió de imagen de la portada del prestigioso libro “La Tierra vista desde el cielo” de Yann Arthus Bertrand.

Faro Amédée de la Isla Nueva Caledonia

El Faro Amédee ubicado en la isla del mismo nombre y con 56 metros de altura, ofrece una imagen increíble de la zona, por lo que se ha convertido en uno de los sitios más icónicos de Isla Nueva Caledonia.

Se trata de un lugar considerado tesoro histórico, el cual construido en París en 1859, siendo el primer faro de metal francés y el segundo faro más alto del mundo.

De París se llevó a la Exposición Universal de Londres en 1862 y, seguidamente, fue presentado en la Expo Mundial, de donde fue desmontado y trasladado por barco a Nueva Caledonia.

Acuario de Las Lagunas de Isla Nueva Caledonia

El Acuario de las Lagunas está localizado entre la Ensenada Vata y la Bahía de los Limones, que es la bahía más hermosa de Numea.

Es una de las más representativas atracciones para los visitantes de Nueva Caledonia, en especial para los amantes de la vida marina.

El lugar comprende varias piscinas, que contienen y muestran la famosa colección de corales fosforescentes única en el mundo.

Se encuentra también allí un jardín con un estanque de tortugas.

Es un espacio importante que forma parte de la Laguna de Caledonia, que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en el que se invita a conocer sus riquezas acuáticas y a preservarlas.

Se organizan diversos eventos dentro del acuario durante todo el año para dar conocer al público información relevante sobre las especies marinas que allí se encuentran, sobre su comportamiento y cuidados.

Así también se ofrecen divertidos talleres con la finalidad de crear conciencia sobre la protección de la laguna.

Zoológico y Parque Forestal Michel Jatabs

El zoológico se encuentra ubicado en la cima del monte Montravel en el pleno centro de la ciudad de Numea, donde se expande por una área de treinta y cuatro hectáreas.

Es uno de los lugares más visitados gracias a sus exuberantes zonas verdes, así como por su jardín botánico y su increíble e interesante zoológico.

 Catedral San José de Isla Nueva Caledonia

Esta famosa catedral se halla sobre una colina, cuya estructura domina todo el centro de la ciudad de Numea y ha sido clasificada como monumento histórico desde 1992. Dicha distinción es debido a su arquitectura original parecida al diseño de las iglesias argentinas.

Del techo de la catedral cuelga una gran lámpara de araña muy llamativa elaborada con láminas de níquel y que se hizo replicando la de la iglesia de la Madeleine en París.

Incluye también en su decoración otros aditamentos decorativos como grandes almejas en carpintería en las que hay dos columnas talladas en la entrada. Hay también delicadamente tallados un gran órgano, el altar y el confesionario.

En las afueras de la iglesia se construyó una gran estatua de la Virgen de las olas.

Hay paseos programados por la Catedral para admirar y conocer su historia y los pormenores de su construcción y de sus detalles arquitectónicos, en virtud de que es un pilar importante de la identidad de Numea.

Las mejores playas de la Isla Nueva Caledonia

La Isla Nueva Caledonia es literalmente hablando el paraíso soñado en cuanto a playas exquisitas en las que el visitante ávido de disfrute encuentra el relax o la aventura, según sea su gusto.

Plage de Luengoni

En la Isla Lifou se localiza esta esplendorosa playa, bajo cuyas aguas se descubren increíbles criaturas marinas. Es una playa perfecta que brinda una cálida arena blanca y agua azul traslucida que permite ver directamente el fondo sin ningún equipo.

Sin embargo, se sugiere tener el equipo de esnórquel para ver de cerca los peces y las tortugas del arrecife, explorar sus rocas a corta distancia de la costa y descubrir los escondites de las criaturas marinas de colores brillantes.

Piscine Naturelle

Definitivamente para creer que existe algo como la Piscina Natural en Isla de Pinos, hay que experimentarla. Es realmente una piscina moldeada naturalmente en el paisaje en la que se puede hacer esnórquel en sus cálidas aguas que tienen algo de corriente fuerte, pero segura y divertida.

Kuto Bay

Se trata de una preciosa bahía en Isla de los Pinos, que ofrece un lugar bello y plácido como pocos en el mundo, que deja en el turista el deseo de regresar. Son espectaculares sus puestas de sol, sus aguas azul turquesa y la serenidad del oleaje que invita a bucear o, simplemente, practicar esnórquel.

Esta enfrente de un agradable hotel con una playa de blanca arena típica de las playas con arrecifes de coral bajo el mar.

Posee muchas de palmeras y columnas de árboles de araucaria.

Baie de Jinek

La pequeña Bahía de Jinek es la parte más accesible a la Isla de Lifou. Allí se descubren maravillas en su mundo submarino. Digno de ver es su barrera de coral lleno de vida multicolor.

No se requiere de ningún sofisticado equipo para llegar allí y disfrutar de esos pequeños senderos submarinos, con excepcionales corales y los peces de brillantes colores. Se trata de un acuario de tamaño real.

Si se es un nadador más experimentado y equipado, se sugiere dirigirse hacia el lado izquierdo de la bahía, llegando al borde de la barrera de coral para acceder a fondos aún más hermosos con grandes peces, incluso tortugas.

Hacia la derecha de la bahía se halla un acantilado de forma alargada, que en días soleados ofrece magníficas vistas del lugar.

Oro Bay

La fabulosa playa que nos brinda la Piscina de la Bahía de Oro es un verdadero acuario natural de agua translúcida con infinidad de peces multicolores. Se halla en una cuenca de coral, protegida de las corrientes, escondiéndose bajo columnas de pinos con una playa de fina arena blanca.

Para llegar a ella se toma un sendero al norte de la Isla de Pinos o se puede acceder en piragua después de pasear por la Bahía de Upi.

Características de la Isla Nueva Caledonia

Las características más resaltantes de esta región son el clima propio de zonas del Pacífico Sur y, como consecuencia de ello, su flora y fauna. A continuación, una breve descripción.

Clima

En la Isla Nueva Caledonia se da un clima tropical, que cambia según la dirección de los vientos alisios del sudeste. Es un ambiente caliente con mucha humedad, en el que se presentan amenazas de ciclones, sobre todo entre noviembre y marzo.

Se presentan precipitaciones y temperaturas entre los parámetros promedios para ese tipo de región oceánica. Las precipitaciones registran cifras promedio anuales que varían desde 2000 mm hasta aproximadamente más de 1000 mm hacia las regiones sureñas.

La temperatura promedio anual oscila entre 27,5°C y 24.3°C, siendo las estaciones más marcadas hacia el sur de la isla.

En Numea la temperatura se halla normalmente en una estación seca que es pronunciada desde el mes de agosto hasta mediados de diciembre, finalizando con la llegada de las lluvias en enero.

Flora y fauna

La región de Isla Nueva Caledonia es calificada como refugio biológico, en la que las plantas y animales autóctonos conviven en total armonía.

En referencia a la flora, encontramos en los territorios de estas islas una abundante vegetación, plena de verdor, con especies endémicas.

Resaltan los árboles araucariaceos, los pinos tipo columnar, las plantas de hibisco de llamativos colores en tonalidad roja, los pequeños árboles niaouli, excelentes para la aromaterapia, los cocoteros, las higueras, infinidad de plantas de flores y muchas otras especies.

Se observan, asimismo, los bosques secos de la región occidental, que han sido motivo de documentales televisivos, como los de la BBC.

En cuanto a la fauna se hallan allí numerosas especies de aves multicolores como el encrestado Kagu, parecido al ave del sol de América del Sur, varios tipos de ciervo, pájaros bobo, charranes comunes, águilas, cotorras, gaviotas, pequeños ciervos, cangrejos de los cocoteros, tortugas, cocodrilos, lagartos, cuatro especies de murciélago, morenas, rayas, tiburones, delfines, diversidad de peces como el pez cirujano, pez piedra, pez loro, pez ángel, pez globo, pez cuchillo, pez mariposa, pez napoleón, meros, ballenas jorobadas.

Destaca entre los animales nativos los geckos, especies de lagartijas escamosas, muy apreciados por los lugareños.

Es una fauna de gran diversidad, por lo que resulta imposible mencionar todas las especies.

Tanto la fauna como la flora son motivo de preocupación para biólogos y conservacionistas del lugar, ya que deben luchar contra las clases depredadoras que buscan arruinar este maravilloso hábitat.

(Visited 78 times, 1 visits today)
Categorías Islas