Sirenas ¿Existen o son un mito de cuentos de ficción?

Actualizado En

Las sirenas son criaturas mitológicas, que según muchos relatos o leyendas se dice que abundan en las profundidades de los mares, muchos de los cuales forman parte de la historia de la cultura griega, romana y algunas otras, pero… ¿realmente son solo un mito?. Una pregunta a la cual trataremos de dar respuesta, durante el desarrollo de este interesante artículo.

Sirenas

Introducción

Si lugar a dudas, muchos hemos crecido escuchando el relato de estos maravillosos seres que según las leyendas, son parte de las profundidades marinas y a más de uno desearía conocer en alguna oportunidad.

Algunos científicos las han denominado humanoides acuáticos, otros han escrito libros mediante las cuales se presentan desde monstruosas a irresistiblemente bellas, encantadoras y capaces de someter al cualquier humano, para que con ello se doblegue a su voluntad.

Se les ha visto representadas como mujeres pájaro en cerámicas clásicas griegas o decorando esculturas funerarias en algunas versiones contemporáneas; otras han servido como tema para series televisivas mediante las cuales se les presenta como adolescentes a las que les sale cola cuando se mojan; como es el caso de la conocida serie australiana H2O.

Lo cierto es que las sirenas, pasando por las bellas doncellas de cuerpos perfectos y pechos descubiertos, las atracciones de feria creadas como fenómenos o las deformaciones presentadas como híbridos formando parte del gabinete de curiosidades de un laboratorio, nunca han dejado de cautivar el interés y la imaginación de todos los seres humanos.

Motivo por el cual en esta ocasión forman parte del tema central de este artículo, mediante el que se busca esclarecer muchas de las dudas que rondan la mente de la mayoría de la personas, sobre el hecho de que será posible que existan tan magníficas criaturas. Los invitamos a descubrir toda una serie de elementos asociados a la vida de lo que se ha denominado como Sirenas.

Sirenas

¿Qué Son Las Sirenas?

Las sirenas son criaturas mitológicas marinas, que han nacido como parte de muchas leyendas de culturas antiguas y creencias de origen folclórico. Suelen ser representadas de manera clásica como seres híbridos, por tener su cuerpo compuesto por partes de dos especies diferentes; en este caso con el torso y rostro de mujer, mientras que la parte inferior de su cuerpo estaba compuesta por una cola.

En algunas culturas eran representadas con cuerpo de ave, como es el caso de la mitología egipcia, las cuales habitaban en una isla rocosa; pero a partir de la edad media, comenzaron a ser identificadas con apariencia de pez. Notablemente en cualquiera de los dos casos, tenían la particularidad de contar con una voz melodiosa, mediante la cual atraían a los marineros manteniéndolos bajo su control.

Algunos historiadores han considerado que estos dos tipos de apariencias presentadas para identificar a las sirenas, hacen que se tome como de forma clásica a la mujer-ave; pero para muchos la verdadera sirena debe estar dotada de una cola de pez, conocida en inglés como Mermaid.

Pero a lo largo de la historia, las sirenas han sido representadas de manera habitual con su torso de mujer presentando el pecho al descubierto o tapado por sus largas y hermosas cabelleras; mientras que de la cintura hacia abajo, eran peces dotadas de una larga y bien formada cola.

Sirenas

Características y Atractivos 

Estos fascinantes seres míticos han sido objeto de la creación de innumerables relatos, historias literarias y tradiciones; como es el caso de una de sus apariciones en la famosa Odisea, poema escrito por el célebre Homero, que vivió durante el siglo VIII a.C.

Dentro de sus páginas se narraba que el héroe conocido como Ulises, mandó a todos sus marineros a taparse los oídos, mientras atravesaban el mar, para no ser presos del hechizo que era lanzado por las sirenas mediante su canto. Mientras él fue atado a un mástil de la embarcación, con la finalidad de apreciar este canto, pero sin que pudiera soltarse para ir al encuentro de estas sirenas.

Con ello se daba a conocer la tremenda influencia que era ejercida por las sirenas, sobre la voluntad de los seres humanos. Pero no es la única característica resaltante de ellas, por lo cual les daremos a conocer todas las demás mediante los siguientes puntos:

  • Seres híbridos con la parte superior de su cuerpo de mujer, muy bien formado, con piel de seda, tono bronceado y una abundante y larga cabellera en tonos verdosos y azulados, similares a las algas del fondo marino.
  • La parte inferior de su cuerpo, estaba provista de una larga cola con escamas en tonos verdes y plateados.
  • Con un promedio de vida por encima de los 150 años, y una contextura muy similar a la humana en cuanto a peso y altura.
  • Respiran bajo el mar, mediante las escamas de su parte de pez, donde sus branquias están ubicadas precisamente en sus costados. Contando con un sistema pulmonar que les permite a la vez respirar fuera del agua.
  • Se alimentan de las algas, plancton y pequeños peces al igual que muchos otros animales marinos, aprovechándose del desplazamiento proporcionado por su cola.
  • Generalmente poseen ojos azules y se destaca que casi nunca se dejan ver por los seres humanos, al menos no de frente; por lo que suelen ser apreciadas a la distancia y vistas de espaldas, donde no puede apreciarse su rostro.
  • Son un tanto tímidas, pues cuando sienten que alguien se les acerca, se lanzan al agua y terminan desapareciendo en las profundidades. Se dice que a ellas les gusta sentarse en rocas, para peinar o lavar su cabello, o durante las noches para tocar su guitarra bajo la luz de la luna.

En este punto tomamos como ejemplo, una estrofa obtenida de una traducción de la Biblia en la cual se hace referencia al físico de las sirenas.

Las sirenas son doncellas marinas que engañan a los navegantes con su gran belleza y la dulzura de su canto; de la cabeza al ombligo tienen cuerpo de virgen y forma semejante al género humano, pero poseen una escamosa cola de pez, que siempre ocultan en el mar”

Un elemento que se destaca de ellas es que suelen ser seres ambiguas, pues podían ser vistas como bondadosas o malas, en función del ambiente en el cual eran encontradas o con quién se relacionaban; solían ser bastantes coquetas y adornar sus cabelleras con conchas y corales.

Por lo tanto se considera que estaban llenas de atributos, ya que podían enamorarse con facilidad y darle obsequios a cualquier persona que fuera de su agrado, a quienes le otorgaban objetos provenientes del mar; mientras que por otro lado protegían a muchos pescadores, pero evitando que pescaran demasiado, para que no agotaran los recursos del mar.

Ellas ejercían una atracción hipnótica sobre los hombres, especialmente mediante su canto, siendo el caso de que muchos se levantaban por las noches de sus camas, para meterse en el mar, con la finalidad de llegar hasta alguna sirena.

Sirenas

¿Existieron en Realidad?

Los seres humanos tenemos la particularidad de creer en seres maravillosos, que consideramos pueden dar más encanto a nuestra vida; hacemos eco de historias que son divulgadas como leyendas, con la seguridad de que muchas de ellas puedan ser realidad, simplemente por el hecho de que forman parte de la imaginación propia de la naturaleza humana.

Pero los científicos se encargan de comprobar todos los fenómenos que se presentan en la naturaleza, con el fin de que las evidencias físicas comprobables sirvan para dar seguridad a lo que una mayoría de personas afirma como realidad.

Este ha sido por ejemplo el caso de la existencia de los dinosaurios, algo que científicamente ya ha sido comprobado mediante el hallazgo de una serie de restos arqueológicos; pero no pasa de igual manera con las sirenas, pues en este sentido se tienen malas noticias para los amantes de estas fascinantes criaturas mitológicas.

El Servicio Nacional de Oceanografía de los Estados Unidos publicó una declaración durante el año 2012, mediante la cual se indicó “Nunca se ha hallado evidencia de la existencia de humanoides acuáticos” con lo cual ya los marineros no podrán sucumbir ante su cantos, debido a que se ha comprobado científicamente que la sirenas no existen.

Sabemos que muchos de los programas que son transmitidos por los medios de comunicación ,como fue el caso de un largometraje titulado “Sirenas: el cuerpo hallado” por el canal de Animal Planet, podían permitir que la gente imaginara que en verdad se trataba de una verdadera sirena; pero esto ya ha sido desmentido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA).

Las declaraciones realizadas por este organismo son bastante claras; pero uno de sus investigadores de nombre Paul Robertson, aprovechó la oportunidad de crear un documental de nombre “Sirenas: la nueva evidencia” con el cual al parecer se mostraban pruebas de sirenas reales, con sonidos que parecían ser de ballenas, pero donde se presentaban cuerpos de una nueva especie.

Con esto muchas personas se siguen preguntando, si se tratará o no de sirenas, ya que se sabe que algunos investigadores han descubierto dentro del mar nuevas especies, de las cuales se han analizado sus partes corporales y hallado extraños huesos de su pelvis, además de manos-aletas y caderas similares a un animal erguido.

Se dice que muchas de esta evidencias han sido confiscadas por las autoridades, por lo cual aquellos que se aferran a la existencia de las sirenas piensan que las autoridades son las que frenan todo tipo de nuevas investigaciones. Por lo cual podemos concluir, que cada quien es libre de creer en las sirenas, si con esto permite dar encanto a su vida.

Sirenas en la Mitología Griega y Romana

Como sabemos las sirenas han estado ligadas a la mitología a través de la historia, tanto griega como romana, formando de esta manera una parte importante de su cultura. Vistas como criaturas difusas y generalmente ligadas al mundo de los muertos.

Era algo tradicional que ellas habitaran en una isla rocosa en el mar Mediterráneo, ubicado frente a Sorrento, formando parte del litoral de la nación italiana; lugar en el que de acuerdo con los relatos, ellas se mantenían en estrecha comunicación con los dioses, quienes eran los encargados de dirigir el destino de los seres humanos sobre la tierra.

Las sirenas son mencionadas en muchas leyendas, y dentro de cada una de ellas se indica una diferente procedencia, por ejemplo se decía que ellas procedían de Aqueloo, dios del río, cuando Heracles, también conocido como Hércules semidiós, derramó su sangre, y de ella surgieron las sirenas, y como esta muchas otras teorías sobre su origen.

Uno de los mayores testimonios sobre su presencia en la tierra es dada por Homero durante su célebre poema de La Odisea, pero de igual manera se sabe que las sirenas eran empleadas como representaciones artísticas de las antigüedad, para ornamentar sus ofrendas funerarias y otros monumentos.

Por ello se estableció un vínculo de estas criaturas con el mundo de los muertos, ya que ellas eran una representación iconográfica del espíritu de los difuntos, y consideras como las encargadas de transportar las almas al dios Hades, que gobernaba el inframundo, papel que posteriormente fue asumido por el dios Hermes en lugar de las sirenas.

Un hecho que hemos mencionando y además ampliamente descrito en los episodios protagonizados por Odiseo y que se han conocido también como los viajes realizados por Ulises de regreso a su patria Ítaca, cuando tuvo que pasar frente a la isla habitada por las sirenas. Allí el héroe tiene la oportunidad de escuchar el célebre canto de estas criaturas.

Pero como fue previamente prevenido por la maga de nombre Circe, lo hace de una manera astuta, pues se hace amarrar a un mástil mientras ordena que todos los tripulantes mantengan sus oídos cubiertos con tapones de cera, con lo cual no sucumben al hechizo de las sirenas, pero Ulises se desespera atado, queriendo llegar hasta ellas.

Como se sabe luego de leer esta obra literaria, Ulises pasa felizmente este amargo trance, llevándose con él las experiencias de haber conocido el canto de las sirenas y la enorme fuerza de atracción que contienen en sus voces.

En fin, se pude decir que las sirenas figuran en numerosos episodios míticos, bien de forma atrayente, como acompañantes o simplemente siendo empleadas por los dioses como mensajeras para influir en la vida de los mortales. Pero también siendo castigadas por estos dioses cuando no cumplían su trabajo tal como ellos lo requerían.

Ejemplo de ello se puede encontrar en el pasaje cuando es raptada Perséfone hija del dios Zeus, por el dios Hades; la que era acompañada por una sirena, que fue transformada en bestia, como parte de un castigo impuesto por Deméter, la diosa madre de Perséfone y consorte de Zeus.

Sirenas

De igual manera, sobre estos seres mitológicos surgió en la superficie de la tierra dentro de las propias leyendas, una versión de cómo ellas desaparecen. Uno de estos casos hace referencia al oráculo de la diosa Gea, o diosa tierra; mediante el cual se indica que cuando Ulises se resistió al efecto de las voces de las sirenas, ellas cayeron al mar, convirtiéndose en riscos.

Una variante de esta historia se encuentra representada por la sirena de nombre Parténope, que durante su muerte, su cuerpo fue arrastrado por el agua del Mediterráneo, siendo llevado a tierra firme y alrededor de su sepulcro se fundó la conocida ciudad de Nápoles, la más poblada del sur de Italia.

Otro famoso poeta de la antigüedad que mencionó a las sirenas fue Hesíodo, el cual vivió aproximadamente en el año 700 a.C. durante sus relatos indicaba que las sirenas habitaban la isla Antemoesa, una región llena de flores, en la cual permanecían solitarias esperando que algún barco se acercara, para entonar su canto.

Para escritores como Virgilio de origen romano, creador de la epopeya conocida como La Eneida; al igual que Ovidio poeta romano, las sirenas eran seres mitológicos que vivían en Sirenum Scopullo, que eran tres pequeñas islas rocosas, generalmente localizadas en aguas del Mediterráneo, pero en algunas ocasiones dentro del mar Tirreno, frente a la costa suroeste de Italia.

Sea cual fuera la ubicación que se le diera a estas sirenas, en lo que sí se coincide es en considerar que vivían en una isla, en la que se encontraban rodeadas por acantilados y rocas; además tenían la oportunidad de atraer con su canto, a todos los marineros de los barcos que se acercaban a estos lugares.

Sirenas de Otras Mitologías

La sirenas como representación de seres mitológicos, mágicos y atractivos, han sido parte de la cultura de muchas otras naciones, por lo cual es posible conocer de su presencia dentro de muchas otras mitologías del mundo; lo que visualizaremos mediante los siguientes puntos, citados a manera de ejemplo.

Medio Oriente

Investigaciones de escritos relativos al medio oriente, indican que antes del año 1000 a. C, ya en Asiria, región de Mesopotamia, se emplearon representación de las sirenas, presentado a la figura de la mujer con medio cuerpo de pez. Su evidencia fue conocida por relatos históricos realizados por Diodoro Siculo, griego del siglo I antes de Cristo.

Este historiador hizo referencia a una leyenda que se conocía, mediante la cual Derceto también llamada diosa Siria, que era representada similar a una sirena, había ofendido a Venus diosa romana del amor.

Todo ello forma parte del relato de cómo Derceto toma la figura o morfología anfibia, ya que se comenta que Venus como castigo hizo que esta diosa Siria se enamorara de un pastor, con el cual tuvo una hija que sería la reina de Babilonia.

Pero luego de su nacimiento el amor se terminó, por lo cual la diosa abandonó a su hija e hizo matar al pastor; mientras ella se arrojaba al mar para suicidarse, sin embargo los dioses no lo permitieron y por ello terminó convertida en una sirena.

Península Ibérica

Dentro de la Península Ibérica, los relatos sobre las sirenas se han extendido a través de todo su territorio, para muchos se trata de mujeres pez que seducen a los marinos, mientras que otros se inclinan en pensar que son simplemente ninfas o hadas totalmente inofensivas. Por lo que dentro del país español se pueden citar tres casos:

  • En Cantabria, destaca una historia que es conocida como La Sirenuca, que es parte de una leyenda que muestra la desobediencia de una joven muchacha, a la que le gustaba permanecer en los acantilados a pesar de que su madre le solicitaba no hacerlo. La historia cuenta que un día le gritó “Permita Dios que te vuelvas pez”, y esto se hizo realidad.

Desde entonces vive en el acantilado alertando a los marineros, para evitar que se acerquen peligrosamente a ellos, volviéndose de esta manera una sirena protectora.

  • En País Vasco, que es una comunidad autónoma española, se conocen algunos mitos denominados Lamias de mar, con los cuales se está identificando a las mujeres pez o sirenas; cuyas historias cuentan que si una persona desea dominar a una de esta sirenas, solamente tiene que robarle el peine de oro, ya que ellas dependen totalmente de ellos para cuidar sus cabellos.

No obstante se advierte que ellas se enfurecen y pueden buscar ahogar al ladrón, o también ocasionar la presencia de mal tiempo en todas las costas. Pero en algunas ocasiones se enamoran de los marineros que suelen merodear por las costa del país Vasco.

  • Dentro de la mitología conocida como Extremeña, las sirenas viven en los ríos, de los que salen con la finalidad de ahogar a los hombres, luego de seducirlos con sus cantos; conociéndose en este sentido una sirena en las aguas del Tajo, río de la península ibérica y otra en Usagre, municipio español; ambas malignas, que solo buscan ahogar a sus víctimas.
  • Para los gallegos una de sus leyendas típicas es la de Marina, quien se dice que rescató al Duque Don Froilaz del mar de Finisterra; considerada como una sirena buena, hermosa y enamorada de Don Froilaz, con un mutuo amor que les llevó al nacimiento de su hijo de nombre Xoan, en la noche de San Juan. Leyenda mediante la cual se indica el origen del Linaje Mariño dentro de su nación.

Gran Bretaña

Para los británicos, las sirenas eran vistas como presagio de mala suerte, pues ellas no solo habitaban en el mar sino también el agua dulce de ríos y lagos, con la finalidad de engañar a sus víctimas a las cuales atraían, haciéndoles creer que se trataba de mujeres que se estaban ahogando.

En otros casos estas sirenas eran identificadas como grandes monstruos que llegaban incluso a tener 600 metros de largo. Son varias las historias narradas en las cuales las sirenas han estado implicadas en los acontecimientos de la vida de los seres humanos.

Uno de estos casos es la historia de Dahud, en Gales de la península oeste de Gran Bretaña, allí se cuenta que la princesa de Caer Ys, que era conocida como Dahud, cometió tantos pecados que la ciudad terminó siendo condenada por los dioses y tragada por las olas. Cuando Dahud escapaba junto con su padre el Rey, cayó al mar y se transformó en sirena, donde permanece nadando alrededor de las ruinas de su ciudad.

También en Gales se conoció de otra sirena llamada Murgen, durante el siglo VI, quien fue capturada, bautizada y a la cual se le enseñó la lengua nativa. Algunos decían que no era pez, ya que podía coser y hablar, pero otros manifestaban que vivía bajo el agua; en algunos lugares durante la antigüedad, fue considerada como una mujer santa.

Entre los escoceses se conoce a una sirena denominada “Doncella de las Olas”, con la parte inferior de su cuerpo similar a un salmón y se dice que aquellos que la puedan capturar, se ganan la posibilidad de pedir tres deseos, siempre y cuando la devuelvan al mar. Pero si un hombre se enamora de ella, la sirena lo seduce y se lo lleva a las profundidades.

China

La nación china dentro de su leyendas cuenta con hermosas historias donde las sirenas son tan especiales que sus lágrimas se convierten en piedras preciosas. Ellas cuentan con facultades mágicas, mediante las cuales pueden tejer redes de una materia valiosa, ligera y transparente.

Por ello los pescadores siempre las buscaban con la finalidad de agarrarlas, pero ellas con sus cantos terminaban siempre engañándolos, y escondiéndose siempre de ellos.

Otras de la versiones sobre las leyendas chinas, considera que estas son criaturas maravillosas de la naturaleza, muy hábiles y versátiles; por lo cual los pescadores no deben molestarlas y mucho menos capturarlas.

Sirenas y el Cristianismo

Las sirenas dentro del cristianismo han sido contempladas mediante la Biblia, pero siendo ellas una representación de las tentaciones del mundo, a las cuales se enfrentan los seres humanos.

Como sabemos desde el siglo IV, se comenzaron a eclipsar todas las creencia paganas, dando la bienvenida al cristianismo y a la fe en Dios, como la una religión que debía ser seguida por los hombres; por lo cual se comenzó a eliminar por así decirlo la fe en los seres mitológicos.

Se sabe que en realidad muchas de las creencias originales de cada pueblo no se han perdido del todo; pero la mayoría ha aceptado el cristianismo como su única realidad. Por lo que junto con todos los dioses y demás seres míticos, se fue erradicando la creencia en las sirenas.

Cabe destacar que San Jerónimo, fue por el Papa Dámaso I, para que realizara la traducción de la Biblia del Griego y del hebreo al latín; con lo cual se obtuvo la versión que es conocida como Vulgata a finales del siglo IV, sobre el contenido de la Biblia; en donde se comenta que era empleada la palabra “Sirenas” dentro de Jeremías 50:39.

Pero esto consiguió posteriormente una explicación a cargo de San Ambrosio, mediante la cual se afirma que el término de sirenas es empleado para representar el símbolo de las tentaciones dentro del mundo, sin que con ello tenga nada que ver con la mitología griega.

Como ejemplo les dejamos una estrofa, donde se hace referencia a la presencia de las sirenas en la Biblia.

“Y entre las ruinas de sus palacios resonarán los ecos de los búhos, y cantarán las sirenas en aquellos lugares que fueron consagrados al deleite”. Isaías 13:22

Por muchos años dentro del mundo y como parte de la religión, el símbolo de las sirenas se siguió empleando para indicar la encarnación de la peligrosidad de la mujer, especialmente dentro del arte cristiano durante la época medieval, la cual tuvo su apogeo desde el siglo V hasta el XV.

Posteriormente escritores como el jesuita Cornelius, indicaban que las sirenas eran seres que con su encanto, voz y belleza, privaban de la razón a los seres humanos.

Mientras por otro lado los sacerdotes Antonio de Lorea y Atanasio Kircher, comentaban que las sirenas incluso se hicieron presentes dentro del arca de Noé. Algunos otros indican que a pesar de ser pecadoras sobrevivieron al diluvio, pero de igual manera aseguran que Dios no crea este tipo de seres, conformados como híbridos, mitad humanos y parte animales.

Cabe decir que de manera directa la biblia no menciona a las sirenas, pero considera la presencia de híbridos que surgen de la mitología griega a manera de Sátiros, una especie de criaturas con medio cuerpo humano y la otra parte de cabra o caballo.

Narrándose en el libro de Yashar en este sentido, que antes de presentarse el diluvio muchos de los ángeles caídos que estaban en contra de los mandatos de Dios, bajaron a la tierra donde comenzaron a tener relaciones con las mortales, y de esta forma se comenzaron a mezclar sus genes, dando como resultado la presencia de criaturas híbridas conocidas como Nefilim.

Finalizamos considerando que el tema de las sirenas cuenta todavía con muchas incógnitas, siendo ellas consideradas por algunas personas como reales, mientras que para otros tan solo son creaciones fantasiosas.

Lo cierto es que de alguna manera han llegado al corazón de los seres humanos, aun desde pequeños, siendo vistas como “La Sirenita”, tema de un famoso cuento de Hans Christian Andersen que fue adaptado al cine con gran éxito por Walt Disney Pictures en 1989, y el cual ha sido visto por la mayoría de los niños del mundo.

Si el contenido de este artículo le ha permitido conocer más acerca dela Sirenas, le sugerimos la lectura de los siguientes temas interesantes:

(Visited 652 times, 1 visits today)