Monumento nacional marino de Papahanaumokuakea y sus 7000 especies

Te invitamos a conocer toda la información sobre el increíble Monumento nacional marino de Papahanaumokuakea, un reservorio de flora y fauna silvestre marina, descubre sobre su historia, tipos de especies que viven en él y mucho más!

MONUMENTO NACIONAL MARINO DE PAPAHANAUKUAKEA

Dónde se encuentra el Monumento nacional marino de Papahanaumokuakea?

El parque nacional marino de Papahanaumokuakea, se encuentra ubicado en los Estados Unidos de América, específicamente en el hermoso y conocido archipiélago de Hawái. Este monumento cubre una extensión de 1.508.870 kilómetros cuadrados. En los que se encuentran 13 santuarios marinos, en donde se protegen las especies que se encuentran en peligro o que sus poblaciones son vulnerables, como por ejemplo la hermosa tortuga verde, la foca monje, entre otros.

El Monumento nacional marino de Papahanaumokuake, se encuentra ubicado en las Islas de Sotavento del Archipiélago de Hawái, nos atrevemos a señalar que se trata de una de las mayores áreas marinas protegidas del  mundo.

Como podemos observar su nombre para nada común para nosotros, si lo es y forma parte de las tradiciones, lengua y cultura de los habitantes de este increíble archipiélago, el mismo responde específicamente a las tradiciones y mitos que se relacionan con el nacimiento o aparición de las islas de Hawái. Se dice que la diosa Papahānaumoku y su esposo Wakea, dieron vida a las islas y como podemos ver, el nombre del monumento es la fusión de ambos responsables según la cultura hawaiana, de la creación del archipiélago.

Se han identificado un aproximado de 7 mil especies de flora y fauna, en el creado monumento, en donde se estima que el 35% son especies endémicas, es decir, son especies de flora y fauna que únicamente se encuentran en este hábitat y no podrán ser observada en ningún otro ambiente, de allí radica una de las razones por las cuales se creó este importante monumento nacional marino de Papahanaumoku .

MONUMENTO NACIONAL MARINO DE PAPAHANAUKUAKEA

Adicionalmente a ello, como mencionamos anteriormente existen especies como la tortuga verde y la foca monje de Hawái, entre otras especies que se encuentran en peligro de extinción. No podemos olvidar que los ecosistemas son sistemas naturales que se encuentran interrelacionados y todas las especies presentes  juegan un papel fundamental en el equilibrio dinámico que debe existir en los mismos.

Por lo tanto, cuando una sola especie sufre por alguna razón un efecto que produce un cambio lo suficientemente importante como para modificar su tamaño poblacional, ese efecto tendrá una repercusión sobre otra especie de ese ecosistema y se inicia una suerte de efecto dominó que puede terminar por destruir todo el hábitat.

Un ejemplo de ello podemos resaltar con el caso de la disminución en la población de langosta espinosa, cuyo nivel poblacional no se recuperó, como consecuencia de los cambios oceanográficos que se produjeron en su ecosistema, fueron cambios en las condiciones de temperatura, salinidad entre otros que afectó al Pacífico Norte en las décadas de los 80 y principios de los 90, afectando de manera notable la población, no solo de la langosta sino de muchas otras especies, incluyendo aves marinas y las de focas monje.

El efecto de los cambios oceanográficos y  la presión de pesca afectaron una de los eslabones de la cadena alimentación y en consecuencia, se produjo la inevitable afectación del equilibrio de este maravilloso ecosistema. El problema fue identificado y surge para su protección la proclamación de este espacio natural como monumento nacional marino de Papahanaumokuakea en el año 2005.

MONUMENTO NACIONAL MARINO DE PAPAHANAUKUAKEA

Fue prohibida la pesca comercial, la cual fue siendo disminuida de manera progresiva, para no impactar la industria pesquera que se sostenía de esta espacio y la misma terminó por cesar en el año 2011. Ahora el monumento nacional marino de Papahanaumokuakea, ahora es una área que está siendo  promovida para el turístico ecológico.

Historia

Este es un ecosistema que tiene un gran significado para los habitantes del archipiélago de Hawai, como sabemos los nativos de estas islas, son personas muy arraigadas a sus creencias y mitos, por lo que el área del Monumento Nacional Marino de Papahanaumokuakea, es un lugar en donde se conjugan de manera perfecta, lo mágico religioso de la cultura hawaina, ya que ellos creen que las islas son el producto de la unión de los dioses que dieron origen a las mismas.

Su nombre así lo confirma, los ancestros hablaban de la diosa papahanamuoku, responsable de la dar a luz a este conjunto de islas.  Es para ellos un lugar que debe traer a nuestros días ese necesario encuentro entre los seres humanos y la naturaleza, este fundamento por supuesto que le dará a este increíble lugar una segunda oportunidad.

Para los habitantes de las islas es definitivamente el lugar en donde tiene origen la vida, pero también es el lugar en donde los espíritus de quienes fallecen encuentran la paz.  Antes de ser declarado monumento nacional marino, esta isla era una más del archipiélago, la cual era explotada por sus recursos naturales.

MONUMENTO NACIONAL MARINO DE PAPAHANAUKUAKEA

Sin embargo, se identifica de manera oportuna que existe una afectación que supera la capacidad de resiliencia del ecosistema, que no es más que la capacidad de recuperarse de manera paulatina ante una afectación y recobrar su equilibrio de manera natural.

En la superficie que abarca el monumento se pueden encontrar una diversidad importante de hábitats como por ejemplo Atolones, los cuales son una formación de isla coralina oceánica, la mayoría de las veces se disponen en forma de anillo, forman parte de un arrecife de coral, en los que se forma una laguna interior que se comunica usualmente con el mar.

Los Bancos, que no son más que acumulación de arena o grava a lo largo del litoral, las Islas, Lagunas, Arrecifes de coral, espacio abisal que es el espacio del océano en el que ya no ingresa la luz solar, por lo que son espacios oscuros, con una serie de especies asociadas a este tipo de condiciones. Los montes submarinos, lo cual no es de extrañar su presencia en este ecosistema, ya que se tratan de volcanes extintos, son una montaña que se eleva desde el fondo del océano pero que no alcanza a sobresalir del nivel del mar.

La zona de talud que es una parte submarina que presente un gran desnivel o declive que produce el enlace entre la plataforma continental con la llanura abisal y también podemos encontrar los lagos hipersalinos, que son zonas de alta concentración de minerales y que además esa masa de agua no tiene salida al mar. Como podemos observar se trata de un ecosistema diverso en hábitats ideal para el establecimiento de una diversidad de especies adaptadas a cada uno de ellos.

MONUMENTO NACIONAL MARINO DE PAPAHANAUKUAKEA

Con estas características y las condiciones identificadas, así como la diversidad de especies vulnerables que se encuentran en el lugar, en el año 2.005 se decide crear en esta extensión del archipiélago de Hawai la figura de Monumento Nacional Marino de Papahanaumokuakea, con la finalidad de proteger y mantener para las generaciones futuras un ambiente sano y biodiverso, así como también no podemos obviar el resguardo de la cultura nativa de Hawái .

Para el año 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), disigna a este espacio como un lugar de Patrimonio de la Humanidad mixto, es decir, natural y cultural. Mientras que para el año 2016, se realiza un ampliación de la extensión del monumento, llevándolo de los iníciales 362.127 kilómetros cuadrados a los actuales 1.508.870 kilómetros cuadrados. El Monumento es administrado por el Departamento de Comercio, el Departamento del Interior y el Estado de Hawái, y en colaboración con la Oficina de Asuntos de Hawái.

Se desarrollan una serie de líneas de investigación científica, cultural y marítima, en donde podemos resaltar el programa de investigación de los arrecifes de coral, en el que se identifican, se caracterizan y monitorean los corales, con estos estudios se ha logrado conocer la diversidad y abundancia de peces, algas, corales, entre otros invertebrados del arrecife.

Se ha encontrado recursos históricos como naufragios. Llevar toda esta información en programas de educación y divulgación, con la finalidad de aumentar la comprensión de cómo gestionar este tipo de ecosistemas, promoverá la conservación de este tipo de ambientes.

Especies que habitan en el Monumento nacional marino de Papahanaumokuakea

Como podemos imaginar nos encontramos ante un ecosistema biodiverso, sensible y vulnerable en el que se encuentran muchas especies endémicas que deben ser protegidas, ya que este es el único lugar en el mundo en donde pueden habitar.

Los estudios realizados en el monumento nacional marino de Papahaunamokuake, son muchos, se han logrado identificar incluso en las islas Nihoa y Makumanamana, vestigios arqueológicos de mucha importancia, en la que se demuestran el establecimiento de civilizaciones que anteceden a la llegada de los europeos, por lo tanto, hasta la historia tal como la conocemos está cambiando.

Se han estimado hasta la fecha la presencia de más de 7 mil especies, de las cuales tal como mencionamos anteriormente un cuarta parte del total son endémicas de este lugar. Se han realizado la identificación de nuevas especies, así como también verificación de una de las especies más antiguas del planeta, como es la presencia de corales negros, de los que se estima pueden llegar a tener una edad aproximada en el planeta de más de 4.500 años.

Sin embargo, el monumento se crea precisamente para proteger a las especies que se encuentran en peligro de extinción, entre las que podemos resaltar la tortuga verde, la foca monje de Hawái y el pato más amenazado el ánade de Laysan.

Como indicamos la presencia de una serie de hábitats hace de este lugar, un ecosistema sin igual que permite el establecimiento de nada más que 14 millones de aves marinas. Existen 3 tipos de aves terrestres que son endémicas del lugar, en donde se incluye al ánade de Laysan.

Los investigadores tienen una feroz carrera contra el tiempo, debido a que lamentablemente los efectos del cambio climático siguen golpeando el monumento nacional marino de Papahanaumokuakea, así como también los millones de residuos sólidos que son dispuestos en nuestros océanos, por lo que temen perder especies que si ni siquiera se han identificado.

Especies en peligro de extinción

Se hacen grandes esfuerzos para evitar la pérdida de especies que se encuentran en peligro de extinción, como hemos señalado se encuentran en el monumento nacional marino de Papahanaumokuakea, alrededor de 7 mil especies marinas conocidas. Dentro de este número de especie se encuentran,  algunas identificadas como especies en peligro de extinción.

La naturaleza está conformada por formas de vida que incluso hoy en día no conocemos, pero el equilibrio de los ecosistemas se encuentra seriamente afectado y se ha quebrado el frágil y delicado equilibrio. Los cambios bruscos de un hábitat natural pueden hacer que sus poblaciones cambien de manera obligada.

Hoy en día los cambios ambientales se producen de manera tan violenta, que las especies no tienen oportunidad de adaptarse a ellos, lo que se traduce en buena parte de los casos en la desaparición o extinción de algunas de ellas.

Lamentablemente el Monumento Nacional Marino de Papahanaumokuakea no esta exento de este tipo de situación, las más vulnerables por su puesto son las especies endémicas, ya que ellas no tienen poder de adaptación en otros ambientes que no sean estas islas.

Dentro de las especies más vulnerables se encuentra el pato ánade de Laysan, se han identificado solo 500 especies de adultos de esta especie. Otra de las especies amenazadas es la tortuga verde.  Los impactos generados por el cambio climático y la cantidad de desechos marinos aumentan el riesgo de perder estas especies.

Tortuga Carey Mar

Las tortugas carey es una de las especies que se encuentran muy amenazadas, en este ambiente, existe una presión de captura sobre esta especie que la colocó en un posición muy delicada para su permanencia. Estas son tortugas más pequeñas que otras especies de tortugas marinas, alcanzan a medir aproximadamente 114 centímetros  y a pesar 68 kilogramos.

Su caparazón es de hermosos colores y presenta estructuras llamadas esculetos que se solapan, haciendo de su caparazón un gran exoesqueleto. Su cabeza tiene forma cónica y termina en punta, parecida al pico de un ave. La biología de la tortuga Carey hace de su sobrevivencia algo más complicado si la comparamos con otras especies.

Como sabemos las tortugas son reptiles adaptados a los ambientes marinos, además son animales muy especializados, para poder llegar a la  edad  adulta, reproducirse  y  completar  el  ciclo  vital, necesitan  una  diversidad  de  hábitats entre los que van desplazándose y completando su desarrollo. Su ritmo  de  crecimiento  es  lo  bastante  lento  como  para  indicar  que  las  tortugas  carey  tardan  muchos años en  madurar.

Por ello decimos que su propia biología le juega un poco en contra haciéndola más vulnerable que otras especies, podemos destacar el tiempo  que  pasa entre la eclosión  del  huevo  y  el  regreso  a  la  misma  playa  para  reproducirse  por  primera  vez  puede superar los 40  años.

Generalmente son altamente fecundas, llegan a poner en promedio 140  huevos  en  un  solo  nido, pero también lo es su mortalidad, ya que muchos  huevos no sobreviven  al  desove y muchas  crías  no  llegan  al  mar  y  muchas  de  las  que  lo  consiguen  no  sobreviven más de un día.

Aunado a ello la presión de captura para utilizar su hermoso caparazón para hacer artesanías, así como los desperdicios de pesca como redes, son uno de los mayores enemigos de esta especie, como los plásticos que en oportunidades se atoran en parte de su cuerpo, haciendo cicatrices mortales o impidiendo su movilidad, como también confundidos con alimento, son ingeridos causando la muerte de este bello animal.

Foca monje de Hawai

Esta es una de las especies endémicas que se encuentra en peligro de extinción, la foca monje de Hawái, también llamada  foca fraile hawaiana, su nombre científico es Neomonachus schauinslandi. Se trata de un mamífero pinnípedo de la familia de los fócidos. Esta especie fue descrita en el año 1.905, es junto con la foca Monje del Mediterráneo, las únicas focas monjes que quedan en el planeta, ya que una tercera especie llamada Foca Monje del Caribe, ya es una especie extinta.

La foca monje de Hawái siempre ha tenido una distribución circunscrita al archipiélago, pero la colonización polinesia provocó su desaparición de la especie de las islas principales, sobreviviendo en los islotes del noroeste del archipiélago.

El peor enemigo de esta especie actualmente, son los desechos tóxico vertidos en el Océano Pacífico, los cuales consiguen indefectiblemente puerto en los arrecifes de coral y en las playas. Esta especie tienen una expectativa de vida entre los 25 y 30 años, son de un hermoso color gris plateado en la parte superior de su cuerpo y de color crema en la parte inferior.

Su nado rápido y veloz, su tierna cara y su particular manera de disfrutar de los rayos del sol, la hacen una especie muy graciosa y hermosa, en la que se invierte tiempo y atención a través de los proyectos de investigación, para evitar su extinción.

Tortuga verde

La tortuga verde otra de las especies que se encuentra en peligro, tiene como nombre científico Chelonia mydas, este tipo de tortugas de adultos son herbívoras y se alimentan de pastos marinos y algas. Según los datos históricos en tiempos de la conquista, se hablaba de avistamientos de millones de tortugas verdes, al parecer nunca llegaron a ser tantas en las islas hawaianas, no obstante, los datos zooarqueológicos señalan que habían más de cuatro islas que eran utilizadas por esta especie, para su reproducción.

Con los años la presión de captura de los adultos, así como el consumo de sus huevos marcó una gran diferencia en el número de ejemplares. Llegó un momento que la tortuga verde estuvo a muy poco de su extinción, llegando a solo a unas pocas decenas de nidos anuales, usando como zona de reproducción solo al atolón de French Frigate Shoals.

Este era el último espacio utilizado por la especie en todo el archipiélago. Con la llegada de la protección legal, se generó un cambio que favoreció el número de nidos, se ha recuperado la distribución reproductiva de las playas y se ha logrado recuperar el número de ejemplares.

Flora del Monumento nacional marino de Papahanaumokuakea

Como podemos imaginar el origen de las islas que conforman el maravilloso monumento nacional marino de Papahanaumokuakea, es de origen volcánico, en cual se ha ido formando con el paso del tiempo y en que se ha establecido una serie de especies vegetales adaptadas a los ambientes marinos y terrestres. Originalmente creado por la naturaleza y actualmente protegido por el hombre.

La vegetación presente en el monumento nacional marino es por supuesto la base fundamental de la vida tanto, en la zona terrestre como marina de las especies de animales e insectos establecidas en este ecosistema. En el área terrestre sirve de alimento y refugio para una serie importante de especies de aves.

La vegetación terrestre se caracteriza por presentar especies herbáceas y arbóreas en donde la que más resalta es la palma Pritchardia. Por su parte, la vegetación marina pueden ser reconocidas algas verde azules, pardas y rojas, grandes pastizales marinos que sirven de sustento a la fauna acuática del monumento.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 3 times, 1 visits today)