Isla Fernando de Noronha y sus hermosas aguas claras

La Isla Fernando de Noronha constituye un afrodisíaco archipiélago compuesto por varias islas enclavadas en las costas atlánticas de Brasil, muy apreciado por los amantes de la naturaleza y del buceo de aventura. Entérate en este artículo de cuáles son sus mayores atractivos, aprende de su historia y de las oportunidades de esparcimiento que ofrecen sus exuberantes bellezas naturales.

Isla Fernando de Noronha

¿Dónde se ubica la Isla Fernando de Noronha?

La Isla Fernando de Noronha, a veces referida como Fernando de Noroña, es un archipiélago de origen volcánico que se encuentra en el océano Atlántico, frente a las costas brasileñas del estado de Pernambuco, a 545 km de su capital Recife.

Se sitúa a 710 km de la conocida ciudad de Fortaleza, capital de Ceará, y a 360 km de Natal, la capital de Río Grande del Norte.

 

El archipiélago está compuesto de 21 islas que en total abarcan una superficie de 26 km2. De estas islas solo una está habitada, que es la mayor y que lleva el mismo nombre del archipiélago: Isla Fernando de Noronha.

El resto de las islas han sido declaradas desde 1988 Parque Nacional Marino por el gobierno del país, pasando a formar parte del Área de Protección Ambiental. En virtud de ello, en esta zona está prohibida la presencia humana, excepto para investigación científica. La Isla Phi Phi es también una isla con condiciones similares a Noronha.

Además, en el año 2001 el archipiélago de Fernando de Noronha fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, porque allí se concentra un delicado ecosistema, que bien merece ser preservado para las generaciones futuras.

Isla Fernando de Noronha

Los viajeros a dichas islas son limitados, pero los que logran obtener el acceso al archipiélago son recibidos por playas fantásticas y reconfortantes, una exuberante naturaleza, aguas cálidas plenas de delfines y tortugas marinas, lo que hacen de estas islas uno de los sitios más populares del mundo para bucear.

La isla ofrece infinidad de oportunidades para el esparcimiento, como hacer excursiones por los senderos ecológicos de lugares mágicos como la Bahía Sancho, el Jardín Elizabeth o la Costa Esmeralda. En Islas Madeiras se nos presenta también una isla del Atlántico con lugares también formidables.

En Brasil es reconocido que la Isla Fernando de Noronha es uno de los mejores destinos para la práctica del buceo, lo que atrae a muchos ecoturistas.

Isla Fernando de Noronha

La isla cuenta con la infraestructura turística básica para atender a los visitantes, en la que se ofrecen posadas familiares, con el servicio indispensable, restaurantes de comida típica y locales con artesanías y souvenirs. Sin embargo, existen allí normas de estadía muy estrictas en cuanto a la preservación del lugar.

En cuanto a su origen natural, la isla se formó de un viejo volcán que surgió hace millones de años emergiendo desde 4.000 metros de profundidad para sacar a flote su estructura erosionada rocosa por encima del oleaje del Atlántico sur. Fernando de Noronha es el pico de esa cordillera sumergida, cuya cúspide se eleva sobre el mar y se le ha llamado La esmeralda del Atlántico por el color turquesa de sus aguas.

Destaca en este territorio el Morro do Pico, que es un gran pináculo de basalto, que sobresale como una gran efigie de piedra, que puede ser visto desde cualquier punto de la isla y que tiene una altura máxima de 323 metros.

 Isla Fernando de Noronha

Las islas de Noronha son todas rocosas con refrescantes bahías de aguas color turquesa y una desbordante vegetación. Los que las han visitado coinciden en que, por lo virgen e inmaculado de su paisaje, pareciera que se está en el auténtico paraíso. Asimismo, señalan que estar en estas islas es literalmente desprenderse de todo lo relacionado con el mundanal bullicio y agitación de las ciudades.

Es tal su incomparable belleza natural, que ha sido inspiración de artistas plásticos por sus mágicas playas que conjugan el color de sus aguas con el verdor de la vegetación, lo que les ha valido ser honradas entre las más hermosas de cualquier ranking de playas brasileñas.

 

Se le considera un santuario de preservación ambiental, casi despoblado, en virtud de que se restringe el número de visitantes a menos de 500 turistas a la vez, aparte de los habitantes que residentes en la isla. Este territorio está lleno de playas escondidas, lo que resulta toda una aventura descubrirlas y hallar en ellas una vida marina que es todo un espectáculo.

Cada playa de la isla principal de Noronha constituye un paisaje único y exótico, que el visitante puede disfrutar a plenitud, acompañado de cientos de actividades acuáticas y terrestres apropiadas para los aventureros y ecoturistas.

Isla Fernando de Noronha

¿Cómo llegar la Isla Fernando de Noronha?

Solo es posible llegar a Noronha por avión mediante vuelos directos desde Recife o vuelos de otras grandes ciudades de Brasil que hacen escala en Recife, tales como de Brasilia, Río de Janeiro, San Pablo, entre otras. También arriban vuelos diarios desde Natal.

Dichos vuelos llegan a un pequeño aeropuerto en la isla construido en 1934 que tiene una pista de 1.840 metros, el cual es administrado por el gobierno del estado de Pernambuco.

 

Historia de la Isla Fernando de Noronha

Este archipiélago fue uno de los primeros lugares que descubrieron los navegantes de Europa en su travesía hacia el Nuevo Mundo. Fue dado en donación al hidalgo Fernando de Noronha, quien era un rico explorador y comerciante portugués,quien había obtenido, junto con otros comerciantes, la concesión de explorar los recursos naturales de Brasil por un período de tres años.

La isla fue azotada por más de un siglo por franceses e ingleses que querían lograr su dominación, hasta que fue tomada por los neerlandesas en el año de 1629, siendo, entonces, arrendado por 25 años al comerciante holandés Michel de Pavw.

 

Algunos años más tarde, en 1654, los portugueses le ganaron el control de la isla a los neerlandeses, pasando a ser dirigida por el poder lusitano. Desde un comienzo, se consideró a la ciudad de Vila dos Remedios, principal poblado de la isla, como una colonia correccional, en la que mantenían a los presos comunes que traían de Pernambuco.

En 1832 el célebre naturalista inglés Charles Darwin llegó a visitar el archipiélago, cuando hizo escala allí en su famosa expedición con el buque explorador HMS Beagle.

Isla Fernando de Noronha

En 1898, la isla Noronha fue base del tendido del cable telegráfico transoceánico que se instaló entre Brasil y África. Años después, en 1938, se transformó el estatus que tenía el archipiélago, pasando de ser presidio común a presidio político, al que se enviarían solo los reos del Nuevo Estado que se había instituido.

Años después, Noronha fungió como base militar de Brasil hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial en el Océano Atlántico. Esto llevó al acondicionamiento de las edificaciones para alojar a aproximadamente 3.000 soldados, lo que transformó completamente a la isla.

 

Se construyó también una segunda pista de aterrizaje y se crearon espacios para colocar equipo bélico, del cual aún se pueden encontrar restos en Vila dos Remédios.

Se instaló también un hospital, una planta de energía eléctrica y un nuevo muelle. Igualmente, se acondicionó un terreno para un cine al aire libre a fin dar cierto esparcimiento a los soldados. También se edificaron casas prefabricadas, cambiando las condiciones de vida en gran medida.

Además, a la Noronha llegaron unos trescientos soldados estadounidenses, traídos para reforzar a las tropas brasileñas, por lo que se construyeron casas prefabricadas para albergarlos.

 

Además de ser empleada como centro para la defensa y el abastecimiento, en Noronha se constituyeron y organizaron las tropas brasileñas destinadas a invadir a Italia.

Cuando la guerra terminó, la Isla Fernando de Noronha continuó siendo Territorio Federal, con lo cual comenzó la población civil a establecerse en el lugar aumentando paulatinamente y se pudo restituyeron y construyeron obras de infraestructura básica.

Entre estas obras está la autopista federal BR-363, llamada TransNoroña, porque atraviesa toda la isla mayor y, además, es la segunda más corta del país. En 1988, el archipiélago de Noroña fue restituido al estado de Pernambuco, reactivándose como centro turístico y de esparcimiento nacional e internacional.

 Actividades que se pueden realizar en la Isla Fernando de Noronha

En estas afrodisíacas islas son múltiples las actividades que se pueden llevar a cabo para el deleite de todos los que las visitan, para lo cual, de requerirlo, se puede contar con la ayuda de un guía conocedor del ambiente. Entre esas actividades podemos mencionar:

Piragüismo

En este tipo de deportes se incluyen la navegación de los barcos antiguos en travesía por el llamado Triángulo Polinesio. Pero, además se puede incursionar, para los más arriesgados, en el piraguismo con el mejor club de piragüismo de la isla, el Noronha Paddle Club, que agrupa por su amplia experiencia en el campo a grandes conocedores y extremadamente calificados profesionales.

 

Esta actividad se inicia en Praia do Porto, llevando a cabo la expedición de aventura y contemplación del entorno paradisíaco en todo el recorrido de 4 km de la isla Fernando de Noronha.

Seguidamente se pasa por las playas de Air France, Rugido do Leão, Praia do Cachorro, Praia do Meio y Conceição, donde finalmente se hace una parada para zambullirse en las cálidas aguas de esta playa o para bucear.

Isla Fernando de Noronha

Senderismo

Se trata de una caminata de unas 4 horas, que se hace por el sendero de Costa dos Mirantes con un grupo pequeño de personas.

 

Se comienza en el centro de Fernando de Noronha, se camina por el sendero debidamente señalizado hacia los miradores panorámicos con vistas a la bahía para observar los delfines. Luego se hace una parada en la playa Sancho para nadar un rato y, si se desea, practicar esnórquel.

 

Tour en vehículo todo terreno

Para un mayor conocimiento de los distintos rincones que esconde la isla de Fernando de Noronha, se ofrece esta excursión de 8 horas en vehículo todo terreno. Es un viaje preparado para tan solo 10 pasajeros, visitando en el camino las playas famosas y los lugares emblemáticos de la zona.

Los distintos hoteles de Noronha han planificado cada uno sus excursiones con traslado de ida y vuelta, que incluye el tour por casi toda la isla en una camioneta 4×4, en el que se tiene acceso a sitios históricos, miradores y las principales playas.

Se hacen varias paradas para disfrutar de las bahías, nadar y bucear, finalizando con la hermosa puesta de sol que ofrece Noronha al atardecer. Este recorrido brinda al turista la oportunidad de conocer el 80%, aproximadamente de, la isla.

Es un viaje recomendado para pasar el primer día en el archipiélago, siempre con la orientación de expertos guías locales que brindan la información y consejos necesarios, así como la narración de muchas historias, anécdotas y hechos interesantes y curiosos sobre la isla.

 

Paseos náuticos

Este paseo de unas 3 horas permite explorar las aguas de Fernando de Noronha en un barco especialmente acondicionado para esta travesía.

Se hace una visita al lugar de los delfines salvajes con sus sensacionales saltos y se juega con ellos en su hábitat natural. También se exploran las costas de las bahías conociendo su vegetación, haciendo una parada corta en la Bahía Sancho para nadar, hacer esnórquel o bucear.

Isla Fernando de Noronha

La ruta incluye lugares como el Rugido do Leão, Morro Dois Irmãos, Ponta da Sapata y Praia do Sancho. Con respecto al Rugido do Leão, es una particular emoción pasar por allí, pues es posible escuchar claramente el rugido que emiten las aguas cuando golpean las rocas, que emula perfectamente a un león.

El Morro Dois Irmãos nos muestra unas vistas espectaculares dignas de las postales más famosas. En Ponta da Sapata se aprecia su incomparable flora intacta y en Praia do Sancho, considerada una de las más hermosas a nivel mundial, se hace la parada para bucear y relajarse.

 

Buceo

La Isla Fernando de Noronha es reconocida como uno de los mejores sitios naturales a nivel mundial para la práctica de diversos deportes acuáticos, en especial del buceo. Sus cristalinas aguas son el escenario ideal para contemplar y compartir con tiburones, tortugas marinas, gigantescas rayas,  así como jugar con los delfines.

En general, en todo el archipiélago se puede apreciar la gran diversidad de peces, entre los que están mantas, bancos de barracudas, meros, rayas, así como especies tropicales propias de arrecifes, cuyo hábitat son las formaciones rocosas y coralinas.

Este maravilloso archipiélago fue descubierto en 1503 y desde entonces, se fue convirtiendo en uno de los grandes destinos de ecoturismo y el mejor lugar para practicar buceo de Brasil.

El archipiélago es considerado por muchos como un paraíso para los que se dedican a la observación, la filmación y la fotografía submarina. Esto porque la temperatura del agua es de 28 ºC y ofrece una gran visibilidad hasta 50 metros de profundidad.

Para mejor provecho de la experiencia, se han dispuesto puntos de buceo específicos situados en dos zonas: Mar de Fuera y Mar de Dentro.

 

Esnórquel

Para el esnórquel es indispensable ubicar las zonas oscuras del oleaje turquesa, que es el sitio donde están los arrecifes de coral y donde se encuentra la fauna marina. En cada una de las playas se ofrece la guía de personas experimentadas para orientar al visitante que va a hacer esnórquel.

A nivel de superficie se aprecian con mucha facilidad las rayas, barracudas y tortugas, así como infinidad de cardúmenes de brillantes y extraños colores para el ojo humano.

Esta práctica de buceo de superficie se puede hacer en cualquier de las playas de la isla en las que se tiene la oportunidad de observar la variada vida submarina en su hábitat natural, con especies tan distintas conviviendo armoniosamente, desplegando su belleza, colorido y tamaños disimiles.

Vila dos Remedios

Es el centro poblado ubicado en la isla principal, el cual anteriormente había sido capital del antiguo Territorio Federal de Fernando de Noronha. Según el censo que realizara el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en el año 2008 este distrito estatal de Noronha tenía 3012 habitantes.

En un principio, la localización de la ciudad fue estratégicamente planeada con la finalidad de que no pudiera ser vista desde el mar, para lo cual se aprovechó las montañas rocosas del paisaje del archipiélago.

En virtud de ello, la aldea permaneció casi intacta hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando la isla fue ocupada militarmente para que sirviera de base de avanzada de tropas.

Paulatinamente, el pueblo fue concentrando el poder civil y religioso de la isla, convirtiéndose con el paso del tiempo en polo comercial.

La ciudad es atravesada por la carretera denominada Ruta federal BR-363 que la une con el aeropuerto de Fernando de Noronha y está próxima al arroyo Mungulu y desde ella se puede llegar fácilmente al sector de la Praia do Cachorro.

En la actualidad en la ciudad de Vila dos Remedios se localizan la mayoría de los servicios del archipiélago, entre los que se incluye los estaciones de policía, ambulatorios, escuelas y hasta una sede de TV Golfinho, el único canal de televisión de Noronha, que está afiliada a la Rede Globo.

Fuerte de Nossa Senhora dos Remédios

Se trata de la fortificación construida sobre un antiguo fuerte alrededor del año 1629 por los holandeses, quienes ocuparon la isla por 25 años. Durante aproximadamente dos siglos antes de que arribaran los nuevos colonos, la isla estuvo deshabitada.

El fuerte se construyó en principio para la defensa y protección de la ciudad y fue usado en un tiempo como refugio. Luego, en la época de las prisiones comunes y de los presos políticos, fue implementada como un correccional.

Hoy en día se utiliza con fines turísticos para la contemplación y disfrute de las vistas panorámicas del Morro do Pico, de la formación rocosa de los Morros Dois Irmãos, así como de las imponentes puestas de sol.

 

Desde lo alto de este fuerte también se contempla gran parte de la isla en todo su esplendor, así como del puerto, Vila dos Remédios, Ponta de Santo Antônio y playa de Biboca. Asimismo, se pueden apreciar Ilha da Conceição, las playas de Cachorro, Meio y Conceição.

En 1937 fue declarado Sitio Arqueológico y en la actualidad es el centro comercial de Fernando de Noronha.

Las mejores playas de Fernando de Noronha

El archipiélago ofrece en su extensión de 26 km2 diversas playas, cuya característica más común en todas son las cristalinas aguas que bañan sus arenas blancas. Se han clasificado las playas en las de Mar de Dentro orientadas hacia tierra firme y las de Mar de Fora, que dan hacia el océano abierto. Veamos algunas de estas playas y bahías.

Baia dos Porcos

Después de playa Sancho se considera a esta bahía como la segunda playa más bonita del país, en virtud de su exuberante geografía rocosa en la que se forman plácidas piscinas naturales con abundancia de miles de peces multicolores.

El trayecto para llegar a la playa es un poco difícil, puesto que hay que caminar unos 125 minutos sobre arena y piedras desde la playa de Cacimba do Padre.

Sin embargo, bien vale la pena hacer el esfuerzo por la belleza y placidez que brinda la playa y por la extraordinaria vista de los Morros Dois Irmãos, frente a la playa, que completan el paisaje. Para los amantes del buceo resulta todo un placer por la extraordinaria experiencia que se percibe del fondo marino.

Playa de Cacimba do Padre

También se le llama Paraíso de los Surferos, por las increíbles olas que se producen de enero a marzo para deleite de los surfistas y que ha sido atracción para el surf internacional con olas que pueden llegar a los 5 metros durante el verano.

Ofrece, además, preciosas vistas al Morro Dois Irmãos, el gran peñasco con dos cimas que emerge del mar. Cuando la marea está baja se pueden hacer paseos por la playa pasando por Praia do Bode y la Praia do Americano.

A esta espectacular playa se llega a pie por un sendero que hay entre esta playa y Baía dos Porcos. También se accede en vehículo rústico. Al atardecer el visitante queda maravillado con las puestas de sol del lugar.

Praia Do Leao

Es una de las islas más preciosa, larga y aislada de la vida insular. En ella se pueden hacer paseos, disfrutar de la vista de las islas circundantes y de tomar plácidamente el sol.

Debe su nombre a una gran piedra que hay en la playa con apariencia de león marino. Se disfruta en esta playa del gran morro Viuvinha, de arenas blancas, piscinas naturales, además del antiguo Fuerte de Bom Jesus do Leão.

Se puede apreciar también allí el desove de las tortugas, las cuales de diciembre a junio tienen este sitio como un santuario para este ritual, motivo por el cual no está permitido estar en la playa después de la 6 de la tarde, hora desde la cual se aproximan las tortugas a depositar sus huevos.

La Baía Sueste

Playa caracterizada por el tranquilo mar y la existencia de abundante fauna marina, sobre todo de infinidad de tortugas que acuden a ella para alimentarse de las algas que cubren la arena y que es su principal sustento.

Baía Sueste ofrece, además, áreas apropiadas para el disfrute del buceo, el cual resulta más productivo con la ayuda experta de un guía, que orienta sobre la forma más segura de hacerlo, así como de los sitios donde están las tortugas marinas e incluso los pequeños tiburones no peligrosos.

Se puede apreciar también la vista de varias islas: Trinta-Réis, Dos Ovos, Cabeluda y Chapéu do Sueste.

La Praia da Atalaia

Posee unas aguas transparentes y llanas que la convierten en un acuario natural, en virtud de que al bajar la marea se crean piscinas en las que quedan “atrapados” muchísimas especies de peces de múltiples colores. En ocasiones, se han observado también tiburones pequeños.

Como medida de preservación de estas especies se ha controlado el acceso de personas a estas piscinas, permitiendo 100 visitantes al día y solo se puede estar en el agua 20 min.

Es ideal para la práctica del esnórquel y brinda, además, la espectacular vista de la Isla do Frade. Se recomienda sobre todo las piscinas más profundas, que es donde están los peces más grandes.

Praia do Cachorro

Preciosa y agradable playa de aguas azules con poco oleaje, pequeña y rocosa y cuando está baja la marea se forma una pequeña piscina en las rocas.

Es céntrica por lo que es de fácil acceso y cerca del centro histórico, además tiene como atractivo el Buraco do Galego o “Agujero del Gallego”, que es un hueco profundo con aproximadamente 3 metros de profundidad, al que se puede saltar desde las rocas y disfrutar de una espectacular zambullida.

Si la marea está baja, se puede hacer esnórquel saliendo por el lado derecho para llegar al llamado Rugido do Leão y la Caverna do Capitão Kid. También se puede pasear por el lado izquierdo de la playa para ir hasta la Praia do Meio y de ahí a la Praia da Conceiçao.

Baía dos Golfinhos

Debe su nombre a que en esta playa se forma un acuario natural de delfines, considerado el mayor del mundo, haciendo del avistamiento de los delfines una de sus mayores atracciones.

Sin embargo, no está permitido verlos desde la bahía, por lo que se ha instalado un mirador llamado Mirante dos Golfinhos para observar desde lo lejos la divertida exhibición de las juguetonas criaturas, sobre todo en las mañanas cuando cientos delfines tanto adultos como crías juegan en la bahía.

Se han organizado también paseos en barcos autorizados para rodear la bahía y poder disfrutar más de cerca de estos ingeniosos animales.

Características de la Isla Fernando de Noronha

Estas fascinantes playas están caracterizadas por poseer aguas completamente cristalinas, donde está permitido bañarse, siempre que no se dañe a los corales que allí habitan. Entre las características típicas podemos destacar:

Clima

El archipiélago tiene un clima tropical, con calor y días veraniegos durante todo el año. Normalmente, se registra una temperatura promedio anual de 28ºC, con brisas suaves y agradables que motivan a hacer paseos durante todo el día. En las noches se producen temperaturas bastante bajas.

Sin embargo, a pesar de las temperaturas constantes todo el año, se distinguen dos estaciones; a saber: una temporada lluviosa entre abril y agosto y una seca entre septiembre y marzo, siendo los meses más lluviosos entre marzo y junio.

En virtud de ello se recomienda que los que deseen visitar la isla para nadar y bucear en sus aguas tranquilas, lo mejor es hacerlo entre agosto y noviembre.

Si lo que se desea es surfear, hay que viajar a la Isla Fernando de Noronha en enero, cuando se abre la temporada de surf en el archipiélago y se realizan las competencias internacionales.

 

Flora y Fauna

En lo que a la fauna marina se refiere, la isla es abundante en delfines, tiburones, barracudas, rayas, tortugas, infinidad de peces de tamaños variados, entre otros.

Se destacan en el archipiélago las grandes poblaciones de aves migratorias y sedentarias que conviven en este hábitat. Cabe destacar entre ellas a las golondrinas de mar, las llamadas fragatas y los alcatraces. Entre las terrestres se incluyen las especies autóctonas Noronha Vireo y Noronha Elaenia.

Así también se observa el Noronha Escinco, que es una de las especies de reptil más extendidas y simbólicas de la isla. En la isla están las especies de lagarto endémica y la Teju, traída para controlar la población de ratas. Asimismo, se observan lagartijas, avispas, ranas y sapos.

Con respecto a la flora del archipiélago está caracterizado por especies de plantas tipo arbusto, matorrales, palmeras y árboles como gameleira, mulungu y burra leiteira.

En las aguas poco profundas se halla un hábitat para organismos bentónicos como el coral, las esponjas y las algas.

Como dato interesante de la isla, allí se encuentra la única zona de manglares insulares en el Atlántico con una superficie de 1500 m2, situada en la Baía do Sueste.

(Visited 13 times, 1 visits today)
Categorías Islas