Conoce el Lago Budi, ícono del turismo étnico y cultural

El Lago Budi es un hermoso paraje ubicado al sur de la ciudad costera de La Araucanía, en Puerto Saavedra, Chile; es uno de los pocos lagos salobres de América del Sur. Sirve de refugio al menos para 130 especies de aves y en sus tranquilas aguas habita el Huaiquil, un pez exclusivo de este hermoso lugar, lleno de tradición y belleza natural.

Lago Budi

Introducción

El Lago Budi está constituido por unas aguas muy particulares pues tienen características salinas en toda su extensión, la cual es de unos 70 kilómetros cuadrados. En él podemos encontrar diversidad de ejemplares de flora y fauna, entre los cuales es posible destacar a los exóticos cisnes de cuello negro, abundantes gaviotas y cormoranes.

Además este espléndido y tranquilo lugar ha sido escogido para el asentamiento de las poblaciones mapuches, las cuales comparten un rico acervo cultural con los que visitan estas tierras, ubicadas al frente del Puerto Dominguez.

En cuanto a su relieve, en el Lago Budi encontramos islas y penínsulas, en las cuales se pueden realizar actividades tranquilas de tipo familiar, tales como la fotografía, el descanso y la meditación, mientras los alrededores exhiben hermosos paisajes, los cuales tienen una belleza incomparable, también se pueden practicar actividades deportivas como la pesca y el remo.

El Lago Budi se encuentra en la región de La Araucanía, correspondiente al país Chileno, y su capital es conocida como Temuco, lugar en el cual se pueden obtener muestras de la hermosa herencia Mapuche, pues sus habitantes hacen piezas de artesanía típica, exhibiciones con hermosos actos culturales y recorridos para el turismo, que incluyen navegación, cabalgatas y excursiones. Dicho esto, es momento oportuno para conocer la historia de este lago.

Lago Budi

Historia del Lago Budi

El Lago Budi es uno de los principales recursos naturales de la región de La Araucanía, se encuentra ubicado específicamente al suroeste de Temuco y es único en su clase dentro de Sudamérica, por ser un lago con aguas saladas.

Desde tiempos muy remotos ha sido fuente importante de sustento y hogar de la comunidad mapuche, pueblo indígena que habita en la región, desde los tiempos precolombinos, ellos se referían al Lago Budi con el de nombre de «Fuzi», palabra proveniente del mapudungún (idioma mapuche), la cual significa sal o perdiz.

Respecto a su origen, se sabe que el Lago Budi se formó por las constantes fuerzas que las mareas han ejercido sobre él a lo largo de los años. El acceso de estas aguas se hizo posible por el terremoto que se registró en Valdivia en el año 1960, conocido también como el gran terremoto de Chile.

Este evento telúrico ocurrió el domingo 22 de mayo de 1960, con epicentro en la zona de Traiguén correspondiente a la región de La Araucanía, tuvo una magnitud de un poco más de 9 grados en la escala de Ritcher y se ha calificado como el sismo más potente registrado en la historia chilena.

Lago Budi

Además del evento sísmico principal, se sintieron réplicas de magnitud relevante, las cuales movieron las placas tectónicas presentes en el lugar, afectando considerablemente gran parte del sur de Chile.

El terremoto le abrió la entrada al mar, dando origen al Lago Budi, el cual quedó esculpido por esa fuerza imparable de la tierra. En consecuencia el pueblo Mapuche, que tenía sus asentamientos en la zona, tuvo que trasladarse a los cerros aledaños, ya que como resultado del movimiento sísmico las aguas inundaron el área donde solían tener sus casas y cultivos.

Posteriormente, el aumento gradual de la marea hizo que las zonas de baja altitud cercanas a la Isla Huapi, las cuales solían servir como campos de cultivo para los indígenas, se anegaran para siempre bajo unos tres metros de agua. Además de todos estos cambios en la geografía de la zona, se suma la alteración ocasionada en la desembocadura del Río Imperial, que se desplazó a unos 5 kilómetros de la desembocadura del Río Budi.

Ubicación

El Lago Budi es una maravilla natural se localiza en el borde costero de la región de La Araucanía, entre las comunas o asentamientos indígenas de Saavedra y Teodoro Schmidt, a unos 100 kilómetros de Temuco, la cual es una gran ciudad ubicada al sur del país Chileno y funciona como la capital de la Provincia de Cautín y la propia Región de La Araucanía.

Asimismo, el Lago Budi se encuentra a unos 33 kilómetros por carretera del Puerto Dominguez, una comunidad indígena pictórica, rica en cultura étnica y también está cerca de Puerto Saavedra, capital de la comuna, al cual se puede llegar usando un transbordador que sale desde el embarcadero de Santa María, donde sus habitantes viven de actividades como la pesca y la siembra, como se hacía desde tiempos ancestrales.

Finalmente, el Lago Budi pertenece a la cuenca clasificada con el número 092 del Río Budi, cuyas aguas se unen al lago aportándole un rico caudal que se integra perfectamente, este aporte de aguas ocurre específicamente entre las cuencas del Río Toltén y el Río Imperial.

Asentamientos costeros

El Lago Budi es un hermoso lugar, en él se combina un apacible paisaje de aguas tranquilas con el verdor de la vegetación circundante. El silencio que aquí se percibe contrasta totalmente con el bullicio de las grandes ciudades, siendo una bocanada de aire fresco que regala la naturaleza a los que tengan la suerte de visitar este maravilloso paraje.

Es en este escenario, donde se ubica el único lago salobre de la región Suramericana, cuyos 70 kilómetros cuadrados son el hogar de singulares animales, con un tipo de vegetación que sirve de muestra de este suelo fértil y auto sustentable.

Pero no solo los animales consideran a este lugar como su hogar, ya que también existen importantes asentamientos indígenas, entre los cuales encontramos a los Mapuches o también llamados Araucanos.

Estas poblaciones viven según sus tradiciones culturales, en asentamientos ubicados a lo largo de caminos serpenteantes sobre el relieve de la costa del Lago Budi, siguiendo la franja continua de la línea que divide la tierra del mar y ejerciendo la máxima interacción con el lago, ya que este representa fuente de sustento y bienestar para los habitantes de estas tierras.

En estas áreas aledañas al Lago Budi se tienen registradas 94 comunidades mapuches que viven en gran parte de la cuenca, por lo que el gobierno chileno la decretó como Área de desarrollo Indígena.

El acceso a esta zona es posible por vía terrestre con dirección hacia Temuco, Nueva Imperial o Carahue y de allí a Puerto Domínguez o también partiendo desde Labranza, Nueva Imperial o Carauhe hasta Puerto Saavedra y de allí a las riberas del Lago.

Otras comunidades indígenas en las costas del Lago Budi se asientan en el Puerto Saavedra, por el lado norte de la costa y Puerto Domínguez, en la ribera sur.

En estas ciudades podemos encontrar todos los servicios básicos para la comodidad y calidad de vida de los lugareños y para el disfrute de los turistas durante su visita, aquí encontramos hoteles y lugares para el hospedaje familiar, centros de servicio telefónico e internet, sitios de comida, farmacias, bancos, centros de salud y ecología, así como también recintos para el disfrute de la cultura Mapuche.

El medio de subsistencia que tienen estos asentamientos principalmente es la agricultura, donde la siembra de los cultivos necesarios para mantenerse es lo que tradicionalmente se hace en la región, asimismo la mayoría de las familias Mapuches practican la pesca artesanal, la cual se hace siguiendo métodos antiguos enseñados de padres a hijos para asegurar la transmisión cultural.

También obtienen ingresos por las actividades que realizan para los turistas que visitan la región, tales como la venta de artesanías, caminatas guiadas, venta de comida tradicional y alojamiento en las Rucas, tipos de viviendas tradicionales de los indígenas.

Puerto Saavedra

El asentamiento de Puerto Saavedra, o simplemente Saavedra como también es comúnmente llamado, es un poblado que pertenece a la Provincia de Cautín, en la Región de la Araucanía, en el Sur de Chile.

En tiempos remotos su nombre era «Konün Traytrayko leufu» lo cual se traduce del idioma tradicional Mapuche como «El Río que corre cantando» o «La melodía que hace el río cuando suena», todo ello hace referencia a la ubicación que tienen estas tierras frente a la desembocadura del Río Imperial, esta denominación tuvo varias versiones a través del tiempo hasta llegar a la que conocemos ahora.

El hecho de mayor trascendencia ocurrido en el Puerto Saavedra fue el terremoto y el maremoto del año 1960, el cual cambió para siempre la geografía del lugar, pues abrió los canales de agua que formaron lo que hoy conocemos como el Lago Budi.

Esta violenta sacudida de la tierra, ha sido la más fuerte que se haya registrado hasta ahora en Chile, de hecho aún sigue vigente en la memoria de muchos habitantes de la aldea indígena, ya que antes de este acontecimiento no había salida al mar. Según lo detallan en sus relatos a los visitantes del lugar, después de que ocurriera la catástrofe todo cambio drásticamente y de manera inesperada, generando un nivel de destrucción nunca antes visto.

Pero con el tiempo lograron sobreponerse y ahora cuentan con un maravilloso lago y un paisaje diferente, con la suerte de poder beneficiarse con la bonanza traída en forma de agua, que incluso hizo a la tierra más fértil.

El Puerto Saavedra es un terminal pesquero que está localizado en las laderas del cerro Huilque, lugar que ha ganado un auge económico importante, ya que se pueden hacer visitas de turismo étnico y compartir el día a día de los indígenas Mapuches, escuchar los relatos de los pescadores y disfrutar de los productos que la naturaleza puede ofrecer, entre los cuales destacan los grandes y suculentos peces que abundan en el Lago Budi.

Muy cerca de este Puerto se encuentra el Mirador y Playa Maule, los cuales se localizan a los pies del cerro que lleva el mismo nombre, allí se cuenta con numerosos hoteles y restaurantes muy frecuentados por los viajeros, que se deleitan con su deliciosa gastronomía y las hermosas vistas al mar.

También en la región se encuentra el cerro llamado «Choñi» en el idioma Mapuche, el cual es un paraje turístico muy frecuentado, ya que en este lugar se puede apreciar el impacto que tuvo el movimiento telúrico en la topografía del sitio durante el año 1960. Desde este hermoso lugar se puede divisar la imponente amplitud del océano pacífico, la unión de los caudales de los ríos Moncul e Imperial, el famoso Balneario Los Pinos, la desembocadura del río Imperial y la Isla Mocha.

A propósito del Balneario Los Pinos que mencionamos hace un momento, se trata de uno de los sitios más concurridos debido al turismo presente en la zona, donde las tranquilas aguas, el tibio sol y la suave brisa marina se combinan para crear un destino marítimo sin igual, al cual se puede acceder por bote desde el terminal pesquero o por un camino que está en el sector de la Playa Maule.

Otro sitio muy conocido y que tiene una demanda muy alta en el mercado turístico es Boca Budi, donde se puede disfrutar con toda la familia de las hermosas playas de su balneario, con aguas cálidas que provienen del Lago Budi.

Desplazándonos hacia el extremo sur de Puerto Saavedra encontramos la Playa Puaucho, que se caracteriza por la abundante presencia del lenguado, pez muy apetecible y con altos niveles de consumo entre los habitantes y turistas. En este balneario se puede disfrutar de la hermosa playa con un clima ideal, desde donde se pueden observar las actividades de pesca de orilla.

La Isla Llepo está ubicada de manera singular en el propio centro del Lago Budi, es una zona conocida por tener una intensa actividad comercial, debido a que se ha convertido en un atractivo turístico fenomenal, generando ingresos considerables a esta zona del Puerto Saavedra.

Desde su localización única, se pueden ver las distintas islas que se encuentran en el lago Budi. Para llegar hasta ella los indígenas se han organizado y prestan servicios para cruzar el lago en bote haciendo un hermoso paseo, también ofrecen posibilidades de alojamiento, para una experiencia más completa dentro de su cultura. También se puede llegar a la Isla Llepo desde Puerto Domínguez, partiendo del atracadero llamado Santa María.

El Lago Budi y las zonas circundantes tienen una economía sustentable basada en los ingresos que provee el turismo, de lo cual viven más de 90 comunidades Mapuches, quienes además de abrir su mundo y acervo cultural a los visitantes, se preocupan por causar el menor daño ambiental posible, cuidando el ambiente natural que ha albergado a su comunidad desde hace muchísimos años.

Características del Lago Budi

Como hemos podido apreciar, el Lago Budi es uno de los más importantes de la región sur de Chile, cuya característica más relevante es que en sus aguas existe un alto nivel de sustancias salobres. Debido a esta composición única, brinda a los ecosistemas presentes una variedad de nutrientes útiles para que la vida sea abundante, apacible y equilibrada.

Desde tiempos anteriores a la conquista española, el Lago Budi era una importante vía de comunicación del pueblo Mapuche, que se trasladaban en pequeñas embarcaciones desde sus asentamientos en las islas hasta el interior del lago, para realizar sus actividades de pesca artesanal.

Este cuerpo de agua está rodeado por hermosas y suaves colinas, todas cubiertas de fresca vegetación que proporciona un ambiente relajante e ideal para el esparcimiento familiar. Sus paisajes son magníficos, en el podemos encontrar parajes hermosos que invitan a los turistas a pasar días enteros disfrutando de las bondades de la naturaleza.

En su costa se conforman una serie de pequeñas vertientes, como especies de brazos que contienen bahías, donde cohabitan muchas especies de aves en armonía perfecta, entre ellas una de las más elegantes es el cisne de cuello negro, el cual se siente muy cómodo en esta zona del sur de Chile.

Lago Budi

Los principales afluentes que llegan a nutrir con sus aguas al tranquilo Lago Budi son los esteros Comoe, Boyeco, Temo, Cuchai y Lirfoco, con respecto a su desembocadura, el lago tiene vía directa hacia el mar conectándose con el Río Budi.

Este lago posee unas características fantásticas que lo convierten en un gran atractivo turístico, generando importantes ingresos a las comunidades de la zona. A propósito de ello, en los últimos años la cultura lafquenche, correspondiente a los grupos que forman el pueblo Mapuche, han puesto todo su empeño en desarrollar la industria turística de la zona, valiéndose de subsidios gubernamentales y haciendo mejoras en los servicios.

Las aguas del Lago Budi se unen con el Océano Pacífico en el sector de Boca Budi, lugar preferido del pez autóctono del lugar llamado el Huaiquil, junto con otras especies que constituyen el sustento de los indígenas que viven en esta zona.

El territorio lafkenche es magnífico, por toda la zona se pueden observar pequeñas localidades para atender a los visitantes, donde se ofrece una amplia gama de servicios, incluyendo la comida deliciosa preparada con frescos productos del Lago Budi, que consiste en platillos elaborados con técnicas de cocina tradicional.

También figuran otras actividades organizadas por los nativos para dar a conocer su cultura y tradiciones, como por ejemplo la recolección y preparación del café de trigo, una muestra típica del pueblo Mapuche, todo esto se hace de forma regular para fomentar el turismo en la región y el respeto hacia tradiciones antiquísimas, pertenecientes a las culturas originarias.

Clima

Las tierras ubicadas alrededor de la extensión del Lago Budi, sirven de refugio para una variedad importante de especies exclusivas de la zona, el clima aquí es de tipo templado a húmedo, donde la temperatura puede oscilar entre los 12 y los 25 grados centígrados, en los meses de verano.

Es evidente entonces que en el Lago Budi se puede disfrutar de un clima agradable, templado y con influencia oceánica. Sin embargo, toda la zona está desprovista de formaciones montañosas o cerros muy altos, lo cual trae como consecuencia que se produzcan más precipitaciones, llegando a un promedio anual de unos 1200 mililitros de lluvia.

Lo anterior se afirma teniendo en cuenta el relieve de la Región de la Araucanía, la cual se caracteriza por la presencia de planicies costeras que incluyen a la impactante cordillera de la costa y la depresión intermedia. Pero alejándonos un poco más de las tierras cercanas al lago, encontramos a la Precordillera y la muy reconocida Cordillera de los Andes, que sirven de bloqueo para los vientos en las regiones cercanas.

Flora y Fauna

Como ya sabemos, el Lago Budi está localizado en Chile, específicamente en la costa de la Región de la Araucanía y a través de los años se ha convertido en un refugio para los animales exclusivos de la zona, así como de las comunidades indígenas, debido a características especiales como su origen, ya que es producto del movimiento de las placas tectónicas del lugar; la salinidad que lo hace el único lago salobre de suramérica y la eutrofización presente, cualidad que determina el enriquecimiento en nutrientes de un ecosistema acuático.

Estas características son aprovechadas por la fauna del Lago Budi, que se compone por especies de aves como el cuervo del pantano, las gaviotas, la becacina pintada, el cisne coscoroba, los cormoranes y el cisne de cuello negro, así como variedades de peces, como la lisa, el huaiquil y el pejerrey.

Este lago alberga más del 30% de las especies de animales registradas a nivel nacional, incluyendo ejemplares en peligro de extinción y vulnerables, ambas protegidas para evitar su caza y por consiguiente la merma en su población total.

lago budi

Este reservorio natural, es un verdadero santuario para los organismos que habitan tanto en sus aguas como en la superficie y en sus costas, donde permanecen, se desarrollan y se reproducen de manera permanente, ya que durante todo el año encuentran las condiciones de vida esenciales para subsistir.

Por todo lo antes expuesto, el Lago Budi ha sido clasificado como un sitio de alto nivel de protección, con prioridad para la conservación de la Región de la Araucanía y también es considerado como el más importante refugio para el hábitat de aves de la zona.

Es necesario mencionar también que por su potencial de Reserva Marina, está en proceso de ser declarado un sitio Ramsar, calificación que se otorga a un lugar que tiene humedales de importancia a nivel internacional.

En cuanto a la flora, existe una variedad de plantas típicas de las zonas boscosas que se ubican en las áreas cercanas a los cerros, así como también las plantas representativas del clima templado con influencia oceánica. Debido a las frecuentes precipitaciones, la flora existente en los alrededores del Lago Budi es abundante y muy variada.

En esta zona también se suelen encontrar áreas boscosas de árboles frondosos, como robles, hayas, castaños, eucaliptos y pinos. Otros ejemplares característicos del lugar y ubicados en las zonas más bajas son los brezos, helechos y tofos. Es muy relajante ver los hermosos prados naturales que le proporcionan un frescor inigualable a las laderas de los cerros que rodean el lago.

Adicionalmente, es importante destacar que en estas áreas se realizan actividades silvoagropecuarias de subsistencia, acciones relacionadas con la conservación y el manejo adecuado del bosque y la flora en los sitios aledaños, donde el uso del suelo es en su mayoría destinado a la siembra de alimentos, destacando la importancia de la rotación de cultivos y praderas.

Afectación del medio ambiente en el Lago Budi

La región de la Araucanía ha sufrido una serie de transformaciones culturales, sociales y estructurales, que han contribuido al deterioro del medio ambiente y los ecosistemas que en ella habitan. Algunas especies de flora y fauna son frágiles, de modo que necesitan un medio limpio y saludable para desarrollarse y multiplicarse, estas especies tienen una vulnerabilidad que se ha visto afectada por los cambios que se producen en su hábitat a causa del hombre.

A pesar de esto, la población Mapuche hace un esfuerzo en conjunto con el gobierno para proveer a través de todos los medios posibles las herramientas que mantengan limpio el lugar, en un intento por preservar su hogar tal y como ha estado desde hace generaciones.

Pero existen factores en contra. Por ejemplo, un problema que tienen los suelos es que son susceptibles a la erosión, la cual tiene sus causas en el componente geológico de los mismos, la presencia de esta característica es abundante y se presenta como un reto a enfrentar para la fertilidad y estabilidad de estas tierras.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la colmatación del Lago Budi, que se refiere al relleno de la cuenca que se va generando con el paso del tiempo por la acumulación de sedimentos. Asimismo existe la eutroficación en este lugar, la cual se asocia con el enriquecimiento excesivo de las sustancias nutrientes presentes en el lago, que afectan el equilibrio favoreciendo la multiplicación de ciertas especies en perjuicio de otras.

Pese a todas las dificultades, se espera que las medidas de control que se han implementado sirvan para la conservación de este paraíso natural.

Descubre más sobre las bellezas naturales que tiene nuestro planeta en los siguientes enlaces:

(Visited 122 times, 1 visits today)