Río Magdalena: Todo acerca de este río colombiano

Actualizado En

El río Magdalena es conocido también como el “Río Grande”, se encuentra en Sudamérica, específicamente en Colombia y desemboca sus aguas en el mar Caribe, con una inmensa longitud y tremenda importancia tanto a nivel económico como cultural en las regiones que atraviesa. Si todavía no lo conoces, esta es tu oportunidad de hacerlo, pues será el tema que estaremos tratando a continuación.

río magdalena

Nacimiento del río Magdalena y su Recorrido

El río Magdalena es muy importante para Colombia, tiene su nacimiento en una laguna que lleva el mismo nombre, dentro de una región perteneciente al macizo del territorio Colombiano, como parte de la Cordillera de los Andes.

Se trata de una fuente hidrológica ubicada en la parte suroccidental del páramo de Las Papas, que se encuentra a unos 3.685 metros sobre el nivel del mar, siendo sus aguas vertidas en el mar caribe a la altura de una región que es conocida como Bocas de Ceniza.

Durante todo su recorrido se aprecia su longitud, que es de 1.540 kilómetros y mientras sigue su curso llegan hasta él aproximadamente unos 500 ríos y quebradas. Proporcionándole un caudal que al desembocar registra una afluencia de 6.700 metros cúbicos, por cada segundo de tiempo.

Recorrido

En cuanto al recorrido realizado por este gran río Colombiano, se atraviesan los departamentos de Huila y Tolima; pero además por su lado oriental se aprecia que cruza también las regiones de Cundinamarca, Boyacá, Cesar, Santander y por supuesto Magdalena.

En cuanto a su recorrido al margen occidental del río, atraviesa otra parte de Tolima, Caldas y Antioquia. Asimismo su ubicación regional ha servido para establecer límites entre algunos departamentos colombianos, como es el caso de Cundinamarca, Boyacá, Caldas, Tolima, Antioquia, Bolívar y Atlántico; desembocando finalmente en el Mar Caribe.

Longitud, Caudal y Altitud

Estos tres aspectos son primordiales, ya que su conocimiento proporciona indicios del gran tamaño presentado por el Río Magdalena; en este sentido, cuenta con una longitud de 1540 kilómetros, recorridos en una serie de departamentos de Colombia.

Con respecto a la superficie de su cuenca se ha establecido un promedio de 257.438 kilómetros cuadrados, para un caudal de 7.200 m³/s y se ubica a una altitud de 3.685 metros, medidas que se toman en el nacimiento del río.

Valles y Cuenca del río

Se trata de un río que atraviesa el territorio colombiano desde el suroeste de la Cordillera de los Andes hasta el occidente, desplazándose en sentido sur a norte y que cuenta con la formación de valles y cuencas a lo largo de todo su recorrido, acerca de los cuales hablaremos con mayor detalle a continuación.

Valles

Los valles del río Magdalena están representados por los departamentos de Huila y Tolima. Demarcados por su extensión desde el estrecho de este río, hasta llegar a los rápidos ubicados en Honda.

En la región de este río que se considera como Magdalena Medio se presenta un valle abierto, que llega a las llanuras del mar Caribe. En este hermoso valle se encuentran presentes algunas comunidades, como son: Barrancabermeja, Ibagué y Neiva.

río magdalena

Cuenca

La cuenca que está representada por la afluencia hidrográfica del Río Magdalena comienza en el lugar conocido como el Macizo Colombiano, cuyo origen tectónico se ha determinado como proveniente de la edad terciaria; Así mismo sucede con el valle de Magdalena, el cual también se ha formado por elementos del terciario, con algunos depósitos fluviales que se han determinado como pertenecientes al período cuaternario.

Recordemos que el período terciario corresponde a la era Cenozoica, una de las divisiones de la escala geológica que existió hace más de sesenta y seis millones de años, en tanto que el cuaternario, data desde hace unos dos millones quinientos cincuenta años y llega hasta nuestros días.

La cuenca del Río Magdalena tiene una superficie de unos 256.622 kilómetros cuadrados, de los cuales unos 990 kilómetros son navegables, lo que la hace una importante ruta fluvial para Colombia.

río magdalena

También dentro de la cuenca del río Magdalena, pero a nivel medio, se tiene una importante reserva de hidrocarburos, que están siendo explotados para la obtención y comercio del petróleo, como medio de obtención de recursos económicos para el país.

Su desembocadura a nivel del Mar Caribe está ubicada en Bocas de Ceniza y a 7,5 kilómetros de Barranquilla. En esta parte del río se ha creado una de las más impresionantes obras de ingeniería de todo el país, que permite el ingreso de grandes buques a través de algunos tajamares que facilitan el acceso al puerto.

río magdalena

Afluentes del río Magdalena

El río magdalena está acompañado durante todo su recorrido por numerosos afluentes, los cuales se presentan mayormente en su margen derecho, como en el caso de la quebrada Lambedulce, donde se encuentra el nacimiento de la laguna de Santiago a unos tres kilómetros y donde está el nacimiento de ríos como Naranjo, Bogotá, Negro, Ermitaño, Mulales y muchos otros.

Pero su principal afluente es el río Cauca, que representa el segundo río de Colombia en cuanto a importancia, el cual tiene una cuenca hidrográfica de 63.300 kilómetros cuadrados y una longitud de 1350 kilómetros. Esta innumerable cantidad de ríos que llegan hasta el Río Magdalena, aportan un buen caudal de agua.

¿Dónde desemboca este río?

Este río representa un escenario primordial para el desarrollo de muchas culturas y pueblos, ya que constituye una fuente primaria de agua para todos los habitantes cercanos, quienes además han sabido aprovechar su gran cantidad de riquezas en beneficio de su alimentación y el comercio, por lo que la desembocadura del Río Magdalena representa un elemento de vital importancia en el territorio colombiano.

Recordemos que este río lleva sus aguas al Mar Caribe, en un lugar denominado Bocas de Ceniza, que se encuentra a unos 7, 5 kilómetros de la ciudad de Barranquilla y que cuenta con grandes obras de ingeniería, que dan atractivo y amplían el acceso de embarcaciones a esta zona.

Un elemento interesante a destacar es la desviación del cauce del río Magdalena; pues a la altura de la región identificada como El Banco, se presenta una desviación de cauce hacia una región que era conocida con el nombre de Brazo de Loba; con lo cual aumenta la gran envergadura de este importante río.

Es importante mencionar que durante esta desviación de su recorrido que se presenta en el extremo meridional del departamento de Magdalena, el río recorre regiones como Magangué; pero esto trae como consecuencia que la ciudad conocida como Santa Cruz de Mompox, cuente con un cauce de agua mucho más reducido. Cabe destacar que esta ciudad ha sido considerada Monumento Nacional y patrimonio de la Humanidad desde el año 1995.

Economía y Turismo alrededor del río

El Río Magdalena, al igual que muchos otros ríos del mundo y especialmente durante la antigüedad, ha representado un importante medio para la realización del comercio, el intercambio de bienes y el ejercicio de otras actividades tanto de importación como de exportación, consideradas desde el punto de vista del sustento económico y también para el abastecimiento del comercio local.

En este sentido, el río Magdalena se ha considerado patrimonio primordial para el sustento económico de la nación, en virtud por un lado del aprovechamiento de las tierras aledañas, por el otro la pesca realizada en él y en general por las facilidades brindadas por este río de gran tamaño, para que pueda ser empleado como medio de navegación.

También se han construido represas y embalses, mediante los cuales se hace posible el aprovechamiento del gran cauce presentado por este río, que permite al estado colombiano contar con una fuente de suministro de energía eléctrica, para cubrir las necesidades tanto domésticas como industriales de este elemento y aprovechar sus excedentes para exportaciones.

Otro aspecto a destacar es el hecho de que durante los últimos años el Río Magdalena ha dejado de ser el sustento de muchos pescadores, pues se ha convertido en la experiencia turística de muchos viajes, que llegan a Colombia con la finalidad de conocer sus hermosos parajes.

Recorren el río Magdalena, para luego visitar el Desierto de La Tatacoa, puesto que tiene como camino para su entrada a Villavieja. Por lo que aprovechan para tomar canoas de 10 pasajeros, donde viven la experiencia de la pesca apenas sale el sol.

Lo cierto es que tan solo el ancho que tiene este río es suficiente para que los turistas se sientan en un mundo mágico, donde se les presenta un contraste de colores únicos. Pueden apreciar aguas color café, el verde en los árboles ribereños, la suave arena amarilla, el hermoso azul del cielo y el dorado tostado por el sol de la piel de los lugareños colombianos.

Lógicamente, esto al igual que los recursos energéticos, la pesca y en general toda la actividad comercial realizada con el río Magdalena permite a la nación colombiana contar con un elemento con el cual sustentar su economía y brindar además a los habitantes de sus zonas aledañas, una forma de ganarse la vida para mantener adecuadamente a sus familias.

Para los turistas que se acercan a este gran río, se ofrecen lugares de encanto destinados a todos los gustos, con rincones de gran belleza, como es el caso de Neiva, con su amplio malecón, Yondó, el estrecho del río Magdalena, un hermoso mirador, el malecón de Barranquilla, puentes, embalses, amplias zonas para la pesca y deliciosos lugares para tomar un baño.

Gastronomía

Muchos turistas consideran que uno de los elementos característicos de los habitantes de las regiones del caribe es precisamente el hecho de contar con una amplia gastronomía, siendo considerada como típica de las zonas costeñas; y por otro lado representada por platos deliciosos, con sabores y sazón única en su estilo, repletos de combinaciones donde se mezclan alimentos provenientes de muchas culturas nativas de Sudamérica.

Cada una de las regiones que forman el recorrido del río Magdalena, cuentan con platos especialmente preparados en ellas a base de pescados, siendo generalmente acompañados de guineo verde o Cayeye.

Para poder tener una idea más amplia de los platos que forman parte de la gastronomía asociada con el Río Magdalena, vamos a tomar como referencia los preparados en algunas de sus regiones más características.

Municipio Ariguaní

Esta es una región que se localiza más al centro, donde también suelen consumir carnes, debido a la presencia de la ganadería, por lo cual se le ofrece a los turistas degustar el cerdo frito o la carne guisada; empleando también en este caso la carne de tortuga, todo lo cual se acompaña con unos típicos bollos, realizados a base de harina de maíz.

Municipio El Retén

Se trata de una región que se encuentra hacia el norte, donde los lugareños cuentan con platos basados en el consumo de guineo lo cual es conocido en otros lugares como el banano o plátano verde. Presentándose en este caso un plato a base de este fruto que es acompañado con yuca y queso y generalmente conocido como patacón, que suele ser aderezado con salsa mayonesa y de tomate.

A la hora del almuerzo, no puede faltar el Bocachico, un pescado preparado de forma guisada o posiblemente frito, pero siempre acompañado del típico patacón.

Ciénega

Es una zona donde la gastronomía típica es realizada a base de productos derivados del mar, siendo ejemplo de ello los ceviches de mariscos, que son simplemente un plato a base de productos como camarones, ostras, almejas y similares, aliñados con especies y que se consumen crudos, simplemente macerados en jugo de limón.

Plato

Este es otro de los pueblos típicos de la zona, en los que el pescado representa el principal elemento de su gastronomía, para lo cual suele ser utilizado el bagre o la mojarra, de cualquier forma en que le apetezca al consumidor.

Cerro De San Antonio

Esta es una región donde predomina el consumo de platos a base de pescado, especialmente con especies pequeñas de ellos, siendo por ejemplo empleados el sábalo, la viejita, la arenca y el bagre, generalmente acompañados de bollos.

Para los desayunos, se suele ofrecer arroz blanco, frijoles y plátanos maduros fritos en forma de tajadas. Pero se cuenta con preparaciones que son especiales como es el caso del Ponche, que es un plato generalmente ofrecido en fin de año, el cual es preparado con carne de cerdo desmechada.

Como podemos ver, si seguimos paseando por todos los rincones del río Magdalena, seguro encontraremos muchos otros platos que tienen sus raíces tradicionales en estas zonas ribereñas y que son parte de la cultura Colombiana.

De igual manera la gastronomía se presenta con una amplia variedad de alimentos, gracias a los cuales se pueden saborear especialidades culinarias como la mazamorra de maíz, un buen sancocho de gallina realizado a leña a orillas del río, también sopa de mondongo, o mote de queso.

Todos los que visiten el río Magdalena tienen la posibilidad de probar el suero atollabuey que se acompaña con yuca, bollo de mazorca, de plátano o de yuca, unas buenas arepas al horno, o un guiso de morrocoyo o galápago. Entre otros platos destaca la chinchurria con limón, el plátano con queso y mantequilla, la viuda de pescado y otras delicias que vale la pena probar.

Minerales

Dentro de la explotación de minerales en el río Magdalena vamos a mencionar el petróleo, por ser considerado un mineral de tipo energético que ha tenido una creciente importancia dentro de la economía del país y que es obtenido dentro de este río, razón por la cual se dio la primera concesión en el área de De Mares en el Magdalena Medio. Los oleoductos llevan el combustible hasta la costa atlántica, contándose con la primera refinería ubicada en el puerto de Barrancabermeja.

Pero también se realiza la explotación de carbón en la cuenca del río, donde se considera que la actividad minera es bastante amplia, pues cuenta con puntos de extracción de níquel, oro y plata. Estas actividades se desarrollan a todas las escalas productivas, ya sea para pequeñas, medianas o grandes industrias.

Lógicamente y algo que es necesario comentar, es que esta explotación minera ocasiona deterioro ambiental, conociéndose casos de contaminación de las propias aguas del río Magdalena a consecuencia de derrames petroleros, algo que ha sido criticado y controversial en varias oportunidades, por parte de los habitantes de estas regiones.

Si bien es cierto que la minería representa una forma de trabajo para muchas de las familias del área, también lo es el hecho de que algunas personas realizan explotaciones minerales de forma clandestina, lo cual merma la condición natural del río Magdalena, ante lo cual se debe tomar conciencia ambientalista a tiempo.

Importancia e Influencia

El Río Magdalena es el más grande de Colombia y presenta un enorme caudal, además de una ubicación ideal que le permite recibir muchos afluentes durante su recorrido, que dan mayor majestuosidad a esta fuente hídrica, por lo cual es considerado un elemento emblemático dentro de Sudamérica.

Cuando analizamos su desarrollo turístico y económico, nos damos cuenta de la importancia del Río Magdalena, ya que constituye un gran atractivo turístico que capta la atención de numerosos viajeros que llegan para conocer sus encantos.

Por otro lado es también de importancia para el sustento de los habitantes de las zonas aledañas, al igual que de todos los seres vivos representados en la fauna y flora, que subsisten gracias a la existencia del río Magdalena.

Un elemento interesante de la ubicación del río es que ayuda a simplificar el traslado de las personas hacia el Océano Atlántico. Todo ello debido a que el río recorre prácticamente la nación colombiana de punta a punta.

Además es fuente de energía hidroeléctrica, que genera ingresos tanto para entidades del Estado, como para inversionistas del sector privado. Contando también con la presencia de una plataforma petrolera en este río identificada con el nombre de Petromag SAS. Que representa una fuente de empleo para muchos de los habitantes de las regiones cercanas.

El Río Magdalena cuenta con un canal del dique en la región Caribe que es considerado como una bifurcación de tipo artificial y que tiene su origen en el siglo XVI, por parte de los colonizadores españoles, que lo construyeron para facilitar su navegación. Este canal se presenta con una longitud de unos 115 kilometros, ubicándose en Calamar y cuya desembocadura llega a la Bahía de Cartagena.

Flora y Fauna del Río Grande de la Magdalena

El río Magdalena es un ambiente caracterizado por contar con una gran biodiversidad, con presencia de numerosas cantidades de animales, entre los que destacan unas 150 especies de mamíferos, más de 600 tipos de aves, una variedad de reptiles con 120 tipos de especies, otras 50 especies de anfibios y aproximadamente 120 tipos de peces.

Si nos enfocamos en su flora, observamos que se han determinado en las regiones pertenecientes a este río unas 4.000 especies de plantas vasculares y helechos. Siendo considerado este hecho de vital importancia, pues muchas de las especies aquí presentes no existen en ningún otro lugar del mundo, es por ello que les daremos a conocer, un poco más de los elementos representativos de Flora y Fauna, con los que cuenta el Río Magdalena, en los siguientes puntos.

Fauna del Magdalena

En cuanto a la fauna que se presenta en los territorios circundantes al Magdalena, al igual que en sus aguas tenemos:

  • Especies Acuáticas como el Bagre, Tiburón Blanco, Bocacchico, Zapatero, Mojarra, Salmón, Trucha, Carpa, Pavón, Tilapia, Bagre, Búrel y Cucha.
  • Gran cantidad de Aves de todos los colores y tamaños, entre las más destacables se encuentran: El Torito Dorsiblanco, el Carpintero Bonito, El Atrapamoscas Antioqueño y el Habia Ceniza, entre otros.
  • Además animales mamíferos, como por ejemplo el Tití gris que es una especie endémica de esta región, el jaguar, la danta, el tigre, rata espinosa, tapir colombiano, perezoso, chiriguo, pantera y muchos otros.
  • Especies reptiles, como el cocodrilo americano, tortugas de río, boa constrictor, iguana verde, babilla, anolis de rueda, entre otros.

Flora del Magdalena

La flora en las regiones ribereñas del río Magdalena son muy variadas, contándose con una especie en Antioquia denominada Amaphyllon Macriphyllum, que es un ejemplar endémico de esta zona, además de árboles como el Ymbé, laureles, papo de monte, mamoncillo silvestre, marfil, anones de monte, trepadoras, palmas, helechos, aráceas, orquídeas y muchas otras.

Historia del Río Magdalena

La historia del río Magdalena se ha escrito desde los comienzos de la vida de grupos étnicos en este territorio, asentamientos que se empleaban desde tiempos precolombinos y utilizaban sus aguas como una ruta para su traslado y comercio con el interior del país; además de que era empleado como un medio de navegación emprendido para desplazarse hasta Ecuador.

Los miembros de las culturas llegadas a esta región del Magdalena eran cazadores y recolectores, que buscaban zonas donde el clima fuese menos inclemente, pero provisto de flora y fauna con las cuales alimentar a sus familias. Luego se fueron presentando oleadas migratorias, ocasionando las mezclas de razas y cambiando muchas de las formas culturales existentes para entonces.

En este orden de ideas, los españoles pisaron el suelo Colombiano a principios del siglo XVI, y precisamente emplearon este río con la finalidad de adentrarse en muchos lugares que presentaban difícil acceso debido a su relieve. Quedando registrado su descubrimiento por parte de Rodrigo Bastidas, en el año de 1501.

Todas las culturas que se radicaron en las regiones circundantes al Río Magdalena, en especial los conquistadores españoles, emplearon la cuenca de este Río Grande como arteria para la penetración a los territorios colombianos, lográndose con ello la creación de diversos asentamientos en las costas ribereñas, con el aprovechamiento de todos los recursos minerales y orgánicos que allí se encontraban presentes.

Otro rasgo histórico relevante es el hecho de que el río le permitía a los ibéricos mantenerse en contacto con otras regiones aledañas como eran Perú e incluso México, con lo que dieron paso a la creación de nuevas vías de comercio y desplazamiento. Fundando con ello una capital de la sal y de las esmeraldas, para el aprovechamiento de este nuevo reinado a cargo del imperio Español, lo cual fue gracias a la presencia del pueblo Muiscas, que debido a su organización política y social, facilitó este tipo de poderío.

Cabe destacar que este río era conocido con el nombre de Caripuña, entre otros, por sus primitivos habitantes indígenas y al realizar su recorrido se puede ser testigo de un territorio exuberante, lleno de belleza natural y gran cantidad de recursos naturales, que fueron muy atractivos para los conquistadores durante la colonia.

Cuando se realizó la conquista de los territorios del Río Magdalena se dio en consecuencia el total control de Colombia, sometiendo a la mayoría de sus etnias, a excepción de Karid, que siempre se mantuvo independiente, aunque con el tiempo también fueron sometidos, dando pie al mestizaje y a la influencia de muchas enfermedades provenientes de Europa.

Al final de todos estos acontecimientos, podemos decir que se trata de un río que fue conocido por varios nombres, debido a que en cada uno de sus tramos era bautizado de forma particular por los indígenas, pero con el tiempo dejó de ser llamado Caripuña, Huancayo, o Karacalí, pues se le denominó Río Grande de La Magdalena a todo su recorrido. Lamentablemente, con el pasar de los años ha perdido muchas de sus especies autóctonas, tales como sus caimanes, perezosos, tortugas, manatíes y mucha de su vida como arteria fluvial.

Culturas étnicas

Este río se ha considerado como escenario para la vida de diversos pueblos, como es el caso de los Agustinianos que tenían asentamientos en el Sur, o los Quimbayas que se desarrollaron en su cordillera central. Entre otras culturas se encontraban los Muiscas, con su lengua Chibcha, que desarrollaron las tierra altas del río Magdalena, dando origen a lo que se conoce como las ciudades de Cundinamarca y Boyacá.

En la sierra Nevada de Santa Marta, se dio el desarrollo de los Taironas, considerados como perteneciente a una familia lingüística autóctona y avanzada, en comparación con otras del continente. Pero también muchas otras etnias fueron provenientes de lugares aledaños, contemplándose en este caso a los Arawak, que llegaron desde Amazonia, o los Urumanguíes de regiones de Norteamérica.

De oriente llegaron los Sálibas y Makus, mientras que algunos grupos que se trasladaron desde el Pacífico formaron las poblaciones costeras de Tumaco. Al mismo tiempo que fueron registradas durante la historia una serie de oleadas migratorias, que eran parte de los pueblos de Esmeraldas, Gorgona, o los Catanguero.

Todo esto acompañado de la invasión que se dio como parte del grupo Karib, fue el conjunto de culturas étnicas que influenciaron el desarrollo de la vida en torno al Río Magdalena y que se presentó durante el trascurso del siglo VIII.

Luego se da la conquista por parte de los españoles para el año de 1492, algo fue historia del siglo XVI y que tuvo como consecuencia el establecimiento de la Colonia.

Entre algunos de los otros grupos indígenas, que conformaron los territorios antiguos del Río Magdalena, se tenían también a los Guasanebucanes, Chimilas, Turbacos, Palaguas, Carates, Cimitarras, Calamaríes, Tapajes, Muzos, Pantagoras, Carares y Yareguíes.

Medio ambiente y Contaminación de este importante río

Como sabemos, el Río Magdalena representa una importante fuente fluvial para todo el territorio colombiano, pues durante todo su recorrido atraviesa once departamentos y en su medio ambiente se encuentra asentado el 70% de toda la población, lo cual constituye un aporte vital para el mantenimiento de la economía del país.

Resulta de vital importancia, entre otros elementos, su navegabilidad, al igual que el abastecimiento de agua potable para el consumo de los seres humanos y la práctica de actividades como la agricultura, ganadería, acuicultura e industria, que son elementos indispensables de su ecosistema y que representan además medios de subsistencia de la vida humana, al igual que para todos los seres vivos que conforman su biota.

Pero es evidente que la actividad humana está generando un impacto negativo que se incrementa con el paso de los años, pues ha ocasionado el deterioro de los suelos con la tala indiscriminada de árboles y la presencia de residuos productos de la vida humana, como es el caso de la prácticas domésticas o industriales, que conllevan a la presencia de materias orgánicas, materiales pesados y microorganismos que causan la contaminación del río.

Además del hecho de que la explotación de hidrocarburos también tiende a agravar la situación, debido a los frecuentes derrames petroleros que contaminan las aguas del Magdalena. Otros elementos incidentes han sido el uso de plaguicidas, herbicidas o fungicidas, para el control de plagas en los cultivos, que  terminan llegando a este río por escorrentía.

Lógicamente todos estos contaminantes acaban por afectar la salud de todos los seres vivos que hacen uso de este importante fluido hídrico, lo que se ha establecido gracias a los análisis realizados en sus sedimentos, a través de los cuales ha sido posible evidenciar en ellos la presencia de una serie de metales pesados que se están acumulando de forma sedimentaria.

Al respecto cabe destacar, que en el año 2016 se realizó un estudio toxicológico basado en los sedimentos del río Magdalena, cuyos resultados indicaron la presencia de Cromo, Cobalto, Níquel, Cobre, Zinc, Arsénico, Cadmio, Plomo e incluso Mercurio.

Se ha establecido que todos estos metales pesados son elementos contaminantes, que ponen en riesgo la vida de los seres que se desarrollan gracias al suministro de agua brindada por esta fuente hídrica. Motivo por el cual este tipo de contaminación progresiva, debe ser considerada en serio y con especial atención, por parte de las autoridades del gobierno colombiano.

Mitos y Leyendas

Los Mitos y Leyendas son historias que con el paso de los años han sido empleadas para explicar una serie de fenómenos considerados como desconocidos y que permiten a la vez desarrollar ciertas creencias, basadas en el temor o respeto a los elementos naturales. Muchas de estas historias eran empleadas por las madres con la finalidad de que sus hijos modificaran su conducta, debido a que con ellas se les infundía miedo.

En este orden de ideas les podemos contar algunas leyendas que han estado asociadas al río Magdalena, y que además son tradicionales dentro del folclore colombiano, tal y como se las presentamos a continuación.

Madremonte

Recorriendo las tierras antioqueñas se escuchan relatos sobre una mujer corpulenta, elegantemente vestida, adornándose con hojas, musgos y otros elementos de la naturaleza.

Ella se presenta como la protectora de la naturaleza y cuando se enoja hace que los campos y ganados se llenen de plagas, pues no soporta a los usurpadores de terrenos, ni a los que cazan a los animales. Pero en este sentido es también implacable castigadora de hombres infieles.

Los campesinos creen que esta Madremonte hace que se enturbien las aguas al bañarse y ocasiona inundaciones, con grandes daños para todos.

Madre de Agua

Esta leyenda se basa en relatos sobre una bella joven de ojos azules y cabellos dorados, hija de un conquistador español. La joven sufrió el tormento de observar el castigo que su padre le propinaba a un cacique indígena, para que le diese el oro que tenía escondido en sus tierras.

La joven rogó a su padre que le diera la libertad al cacique, con quien luego huyó por haberse enamorado de él; pero el padre al encontrarlos, ahogó al hijo que ellos tenían y decapitó al indígena frente a esta joven; quien por desespero termina ahogándose en las aguas del Río Magdalena.

Con el paso de los años, esta leyenda se ha transmitido de generación en generación, por lo cual se ha mantenido y se dice que la joven vive bajo las aguas del río y le gusta asustar tanto a niños como a pescadores, a los cuales les hace ahogarse.

Mohan

Esta historia es parte de muchos de los pueblos ribereños del Magdalena, en zonas como Huila, Calda, Antioquía y Tolima; basándose en un hombre travieso que asusta a los pescadores para arrebatarles sus peces. Este es el amo y señor de las aguas, un adivino, que es visto como un indio de piel morena, cubierto de pelo, con ojos centelleantes y traicioneros.

Se dice que le gusta observar a las jóvenes que lavan la ropa a orillas del río e incluso los pescadores afirman que en una ocasión se robó a una joven llamada Chiquinca, llevándola a su palacio que se encuentra en un remanso del río, donde tiene tesoros incalculables y muchos salones iluminados.

Río Magdalena

Llorona

Una figura espeluznante con rostro de calavera, ojos incandescentes, túnica deshilachada, de pelo largo y cuerpo huesudo, es conocida como la llorona, quien lleva en sus manos el esqueleto de un bebé muerto. Va dejando a su paso el terror producido a causa de sus quejas y alaridos, llamando a su hijo, quien no consigue despertar.

Se trata de una leyenda sobre la cual existen muchas versiones, pero en la mayoría de ellas se manifiesta que ahogó a su hijo en una noche de luna llena y desde entonces vaga por todo el territorio penando a causa del remordimiento, ya que cada noche aparece a buscarlo y nunca lo encuentra.

Muchos dicen que era un mulata quinceañera que por haber tenido este hijo de una relación con un amante, lo mató para eliminar su pecado y ahora va por los caminos ribereños buscando y diciendo. ¡Aquí lo eché… aquí lo eché: ¿En dónde lo encontraré?!”.

Río Magdalena

Pero se trata de una leyenda que difiere de una región a otra, pues en el caso de los habitantes del municipio de Tamalemeque se cuenta otra versión, presentando a una joven de buena familia que por haber quedado embarazada de su amante y sin contar con el apoyo de este, decide tomar un brebaje que le diera una comadrona, arrepintiéndose luego, pues no hay marcha atrás y pierde al bebé. Ella se vuelve loca y va al Caño Tagoto, lanzándose en sus agua, donde muere.

Así como estas historias, existen muchas otras tradicionales de las regiones del río Magdalena, conociéndose entre ellas a la Candileja sobre una bola de fuego, considerada como un alma en pena que se divisa por las noches saltando de samán en samán.

También se encuentra al hombre caimán, conocida en la región de El Plato. Una historia relativa a la vida de un pescador que espiaba a las mujeres y para no ser descubierto, le pide a un brujo una pócima para convertirse en caimán, pero le juegan una mala pasada y queda a la final con cuerpo de caimán y cabeza humana.

Las mujeres no se bañaron más donde el hombre caimán solía estar y este desde entonces se quedó viviendo entre las regiones de El Plato y Bocas de Ceniza, donde los pescadores viven atentos, tanto en las aguas del río como en sus pantanos, para cazar a este hombre caimán.

Mapa del río Magdalena

Al observar al Río Magdalena en el mapa del territorio colombiano, tenemos que nace en la región del Macizo Colombiano y desemboca en Bocas de Ceniza, cercano al sector de Barranquilla, atravesando durante todo su recorrido once departamentos. Tal y como se puede apreciar en la imagen que se ofrece a continuación.

Río Magdalena

Galería de imágenes

Para finalizar, ofrecemos a continuación una serie de imágenes que servirán para ilustrar la magnificencia de este importante río de Colombia y a través de las cuales será posible apreciar también los recursos naturales que dispone para todos los habitantes que hacen vida cerca de él, incluyendo plantas, animales y personas.

En esta imagen, es posible apreciar a un grupo de turistas que está por embarcarse en una aventura a través del Río Magdalena. Diariamente muchas de estas pequeñas embarcaciones zarpan desde distintos puntos del río para recorrerlo y brindar a sus visitantes una experiencia inolvidable.
Río Magdalena
Esta es una imagen del Gran Malecón sobre el Río Magdalena en Barranquilla. Una estructura de largas caminerías a lo largo de las cuales los habitantes de esta ciudad y sus visitantes pueden recrearse haciendo todo tipo de actividades al aire libre con la majestuosa vista del Río Grande.
Río Magdalena
En esta imagen se aprecia una vista del puente sobre el Río Magdalena, el cual conecta a Barranquilla con la isla de Salamanca y otras regiones del país a través de la Ciénaga.
Río Magdalena
En esta imagen, se ofrece una vista más amplia del canal del dique del Río Magdalena al cual hicimos referencia en este artículo.

Si te ha gustado la información contenida en este artículo, te invitamos a seguir conociendo acerca de otros ríos de Colombia a través de los siguientes enlaces:

(Visited 1.912 times, 9 visits today)