Río Casanare: todo lo que necesita saber sobre él

El hermoso e imponente río Casanare  recorre el oriente de Colombia hasta desembocar en el río Meta.

El hermoso río Casanare

Ubicación del río Casanare

El río Casanare inicia su nacimiento en la Sierra Nevada del Cocuy, al oeste del departamento del Arauca, en la Cordillera Oriental colombiana.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este fastuoso torrente de aguas crea la frontera limítrofe entre las localidades departamentales de Arauca, Casanare y Vichada, por donde se desplaza hasta llegar al río Meta, para expandir su desembocadura.

Su cuenca pertenece a la Cuenca Hidrográfica del río Orinoco, ubicándose en el municipio Cravo Norte, en Arauca, y uniéndose a los ríos de mayor importancia y potencial de navegabilidad en la región, como son el río Meta, el río Cravo Sur, el río Upía, el río Aripoto, el río Crusiana y el río Pauto.

Mapa del río Casanare

Procedencia y alcance del río Casanare

El río Orinoco alimenta su caudal en su zona media, de ríos caudalosos y extensos que llegan hasta sus riberas. Buena parte de ellos provienen de aguas originadas en los Andes y sus caudales son barrientos.

Algunos de esos cauces son el río Guaviare, el río Vichada, con 700 km de longitud; el Meta, con 1.000 km; el Arauca, con 1.000 km y el Apure, con 1.110 km, que a su vez poseen muchos vertidores muy grandes como por ejemplo el río Inírida en el Guaviare, el río Casanare para el Meta, el río Portuguesa y el río Cojedes en el río Apure.

el río Casanare hacia el Meta

Tambien Te Recomiendo Ver...

Departamento homónimo al río Casanare

Los indios Tunebos, Cusianas, Guahíbos, Sáliva, Caquetíos, Amorúa y Piapocos, figuraban entre los primeros moradores de las regiones aledañas al río Casanare, que luego fueron sometidos por los conquistadores españoles en el siglo 16.

De hecho desde esas épocas ancestrales, se le dio nombre al río Casanare, el cual deriva de la palabra indígena Sáliva Casanari, con el significado que se comprende como Río de Aguas Negras.

El río Casanare comparte ese nombre con el departamento homónimo, que forma parte de los 32 estados de Colombia, siendo uno de los que posee mayor extensión, con 44.490 kilómetros cuadrados. Eso equivale al 3.9% del territorio entero y el 17.55% dentro de la Orinoquía colombiana (ver también río Orinoco).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este departamento Casanare tiene una altura aproximada de 350 metros sobre el nivel del mar y suele presentar un promedio de 26 °C de temperatura, Su capital es la localidad de Yopal.

indígenas del Casanare

Además de limitar por el norte con el río Casanare, el cual lo aísla del departamento del Arauca,  sus fronteras al sur y al oriente son con el río Meta, que lo separa de las localidades de Meta y Vichada (ver río Vichada), mientras que hacia el occidente, limita con Cundinamarca y Boyacá.

Tiene además una extensión de 44.490 kilómetros cuadrados, donde se configura la zona de montaña con formaciones orográficas como Las Lajas, Polo Bajito y El Retiro, el cerro Vanegas y la serranía Farallones; asi como también el piedemonte llanero y la llanura aluvial.

Ambiente del río Casanare

La configuración ambiental que rodea al río Casanare se caracteriza por contar con una  vegetación de sabanas y esteros  en áreas planas que tienden a inundarse bastante en ciertos meses en el año, al igual que bosques de montaña o piedemonte en la vertiente de la cordillera, con suelos muy fértiles para la siembra y otras actividades agrícolas.

Las actividades propias de las regiones adyacentes al río Casanare, como agricultura, ganadería, turismo, navegación y el aprovisionamiento de aguas abastecedoras a las comunidades, entre otras, se encuentran en riesgo de ser afectadas por la destrucción de sus fuentes naturales.

La explotación maderera, por ejemplo, de las lomas de Sácama, La Salina y Tame, viene destruyendo buena parte del patrimonio autóctono ecológico del sector.

Navegando el río Casanare

Son variados los problemas que afectan la zona, donde la explotación petrolera también tiene buena cuota de responsabilidad, por la falta de control en sus operaciones de perforación.

La erosión de los suelos también ha avanzado fuertemente y los morichales y esteros se han ido secando, a consecuencia de explosiones que se realizan y que afectan las aguas subterráneas que los alimentan.

Esa erosión en el río Casanare ha generado la muerte de una gran cantidad de peces y otros animales silvestres, que se ven desprotegidos en las sabanas ante amenazas de toda índole, por la transformación de su hábitat y de su ecosistema.

La atención por parte de las autoridades competentes, urge en esta región, donde las aguas fluviales son de vital importancia para el sostenimiento del hombre y de muchas especies vegetales y animales, así como para el desarrollo de las localidades circundantes.

Dejame Tu Comentario